La segunda comunidad del milenio se inauguró en la parroquia de Pañacocha, ubicada en el cantón Shushufindi, provincia de Sucumbíos.

En esta comunidad del Milenio, construida a un costo de 23 millones de dólares, se edificaron 63 casas, con un área de 96,04 m2 y prevé ser un modelo para el resto de comunidades en donde se replicarán estos proyectos con recursos provenientes de las rentas petroleras.

Después de unas dos horas de navegar por el río Napo en lanchas rápidas se llega al poblado en donde habitan más de 300 indígenas kichuas que viven cerca al bloque Pañacocha.

Al llegar al puerto y al desembarcar se observan calles adoquinadas y casas que se levantan sobre columnas de cemento. Son viviendas al estilo de las comunidades indígenas con techos distintas a las de sus chozas. Al interior existen servicios de luz, agua, teléfono, internet. A cada familia , el gobierno a través de Petroamazonas y Ecuador Estratégico, le dotó de muebles como  comedores, salas, literas...

Publicidad

Las cocinas son eléctricas, de la nueva tecnología que el gobierno implementará en el resto del país. Sin embargo, para Wilmer Noteno a pesar de que cocina más rápido que con su fogón de leña, no la puede utilizar cuando se va la luz.

Hace unos días hubo cortes de energía en la comunidad del milenio y no podían comer. Unos optaron por conseguir cocinas a gas y otros regresaron a sus fincas a cocinar en sus antiguos fogones de leña.

Las viviendas modernas son acogedoras para el citadino que llega por primera vez a este lugar, pero a  Wilmer Noteno le es difícil acostumbrarse a la nueva casa en la que vive desde hace cuatro meses. “Extraño mi antigua casa porque los pollitos se quedan botados; aquí (nueva casa) está prohibido tener animales (…) Venimos a vivir porque nos obligaron a que nos pasemos porque las casas estaban ya construidas, sino vivíamos aquí dijeron que darían a otros”. 

Su tiempo lo divide entre ir a su finca y quedarse en la comunidad en donde no tiene mayor labor, explicó.  “Solo come y duerme”.
A unas cuadras de su casa un grupo de jóvenes indígenas colocaron dos mesas de billares y una pequeña tienda. No quieren identificarse pero aseguran que con este juego no se aburren en sus casas. Ellos están a gusto con la comodidad de la nueva vivienda pero necesitan distraerse.

Marco San Miguel, presidente de la comunidad kichua Pañacocha, cuenta que llevan dos años en las negociaciones para construir esta ‘mini urbanización’. El diseño de las viviendas así como las reglas para su funcionamiento se acordaron con los propietarios. Cada una está valorada en $60.000. En la actualidad, en la Comunidad del Milenio residen 860 personas, según el Ministerio de Sectores Estratégicos.

Se necesitan 1.00 comunidades

Publicidad

El presidente de la República, Rafael Correa, recorrió la comunidad en la que residen 376 personas y constató las obras complementarias como la Unidad Educativa del Milenio Pedro Vicente Maldonado, con capacidad para 200 estudiantes y residencia para 45 profesores y 42 estudiantes.

En el acto de inauguración prometió replicar estos proyectos en toda la Amazonía, región de la que sale el petróleo. Se requieren unas 1.200. Dijo que “la miseria no es parte del folcklor, de la cultura, es un insulto para los pueblos ancestrales, acabar con estereotipos como que son pueblos indígenas no necesitan mucho, eso es falso se puede superar la pobreza sin alterar su cultura”. Esos recursos de la renta petrolera no se van a Quito, a Guayaquil, a Miami, como se robaban las oligarquías, esos se van para nuestros pueblos indígenas para el buen vivir (…)

Volvió a sus críticas a los sectores que se oponen a los proyectos petroleros. “Basta de demagogos, de tirapiedras, de los que se oponen a todo, todo el tiempo, de esos malos dirigentes indígenas que parecería que quieren mantener a su pueblo en la ignorancia para seguirlos dominando. Basta de personas extranjeras, de ñiñitos con la panza bien llena que nos dicen que no topen a la naturaleza”.

El ministro coordinador de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, explicó que se hará una intervención en toda la Amazonía en donde se asienten comunidades cercanas a proyectos petroleros y mineros. Cuentan con unos $300 millones para Ecuador Estratégico y a finales de año se espera contar con $500 millones de inversión.

La primera Comunidad del Milenio se desarrolló en la zona de Playas de Cuyabeno y se inauguró el año pasado.