La candidata opositora Michelle Bachelet, que ganaría en primera vuelta la elección presidencial del 17 de noviembre, abogó el miércoles por una educación gratuita para todos los chilenos, mientras su rival oficialista Evelyn Matthei dijo que el 10% más rico debe pagar.

Ambas candidatas participaron en la segunda parte de un foro televisivo que concluía el miércoles pasada la medianoche, con la participación de los nueve aspirantes al palacio de La Moneda.

El foro conservó la estructura rígida de la primera parte, el martes por la noche, que no permitió un debate entre los candidatos, que respondieron preguntas iguales para todos relacionadas con la educación, y luego fueron interrogados por un periodista.

Bachelet ganaría en primera vuelta, por más de 30 puntos porcentuales sobre Matthei, si las elecciones fueran el domingo, según el Centro de Estudios Públicos, CEP, cuyas encuestas son las más respetadas del mercado.

Publicidad

La encuesta del CEP, cuyo margen de error bordea el 3%, fue divulgada el martes y otorgó a Bachelet 47% de las preferencias frente a 14% de Matthei.

Bachelet necesita la mitad de los votos más uno para ganar las elecciones en primera vuelta y, según el CEP, ya los tiene si se descuentan los sufragios nulos y blancos.

Matthei dijo el miércoles que "la encuesta es muy mala, nos da entre ocho y diez puntos menos a nuestro sector".

Otros candidatos son Franco Parisi, un independiente derechista, y Marco Enríquez-Ominami, hijo de un exguerrillero muerto en un enfrentamiento durante la dictadura militar (1973-1990) que renunció al Partido Socialista para crear un movimiento propio.

Publicidad

Los restantes son Roxana Miranda, representante de movimientos sociales; el ecologista Alfredo Sfeir; el independiente Tomás Jocelyn-Holt; el regionalista Ricardo Israel; y Marcel Claude, del Partido Humanista.

Bachelet, una exmandataria socialista, abogó por una educación de calidad y gratuita para todos los chilenos, que sea considerada "un derecho social". Añadió que todas las escuelas deben ser de excelencia.

Matthei, mostrando un papel con la cifra 3.500, dijo que costearle la educación al 10% más rico de los chilenos "cuesta más de 3.500 millones de dólares". Levantando el papel, agregó "yo ese cheque no lo voy a pagar", y lo rompió.

La exmandataria representa a una coalición que va desde el centrista Partido Demócrata Cristiano, pasando por tres colectividades de centroizquierdistas hasta llegar al Partido Comunista, y Matthei a una alianza derechista de dos partidos que la eligieron en tercer lugar tras la renuncia de los dos primeros por problemas médicos y por un escándalo financiero, respectivamente.

Publicidad

En la carrera presidencial chilena, pese a tener nueve corredores, la punta sólo la disputan Bachelet y Matthei, que tienen en común haber vivido al mismo tiempo en la base aérea de Cerro Moreno, en el norte, donde estuvieron destinados sus padres, ambos generales aeronáuticos.

Sin embargo, el general Alberto Bachelet murió en la cárcel, donde cumplía una condena por traición a la patria por sus servicios al gobierno del derrocado presidente Salvador Allende, mientras el general Fernando Matthei integró la Junta Militar, que actuaba como poder legislativo del dictador Augusto Pinochet.

Cuando Matthei es interrogada sobre el pasado compartido con Bachelet, se niega a responder. En una breve rueda de prensa dispuesta al finalizar la primera parte del foro, fue consultada sobre qué le parece competir con la exmandataria, considerando que sus padres fueron amigos, a lo que sólo respondió: "Eso no significa nada...la gente vota por el futuro, no por el pasado".