Desde las 17:00 de ayer, decenas de representantes de organizaciones sociales y ambientales, así como empleados de instituciones del sector público, se reunieron en la Plaza de la Independencia en espera de la cadena nacional del presidente Rafael Correa, prevista para las 20:00.

Aunque ya se conocía que el anuncio presidencial era la terminación de la iniciativa Yasuní-ITT, portando pancartas y pitos, los estudiantes, activistas ambientales y organizaciones de ciclistas no cesaban en sus gritos: “No nos mueven y no nos moverán porque el Yasuní tenemos que salvar”. Una manifestante pedía que en última instancia se haga una consulta popular para decidir el futuro del Yasuní-ITT.

Ricardo Buitrón, voluntario de Acción Ecológica, pidió que se respete la Constitución y se mantenga el área intangible del parque sin explotar y proteger a los pueblos no contactados que habitan en la zona.

Cerca se ubicaron los partidarios de PAIS y funcionarios del Cenace y de empresas eléctricas con pancartas de apoyo a la decisión del mandatario.

Mientras observaban la cadena presidencial en una pantalla en la Plaza Grande, centenares de policías separaban a los grupos. Tras unos minutos de concluida la cadena, los partidarios de PAIS fueron los primeros en retirarse del lugar.