Los siete puertos que movilizan la mayor cantidad de carga en la costa oeste de América del Sur, según la clasificación realizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, tienen profundidades entre 10,7 y 13,8 metros. El de Guayaquil tiene un máximo de 9,75 m.

Con ese escenario, según expresidentes de Autoridad Portuaria de Guayaquil, el dragado a 11 m de profundidad propuesto el miércoles pasado por el alcalde Jaime Nebot permitiría la llegada de los barcos que transitan por algunos de los principales puertos de la región.

La propuesta se da luego de que el Gobierno presentara el proyecto de especializar la terminal portuaria local en turismo, convirtiéndola en una terminal de cruceros y cabojate.

Frente al plan de Nebot, el Gobierno realizó una cadena en la que se expuso que se espera el cumplimiento de la “suerte de promesa electoral” presentada por el alcalde y que el actual puerto seguirá funcionando con “normalidad”.

Publicidad

La ministra de Transporte, María de los Ángeles Duarte, quien también participó en el enlace, en cambio, cuestionó un comunicado publicado por las cámaras de Comercio, de Industrias de Guayaquil y de Turismo del Guayas, en la que se establece que había un fondo de $ 70 millones para dragar el canal de acceso al puerto a 11,5 metros, pero que “alguna autoridad dispuso de esos fondos”.

En la cadena se indicó que los ingresos generados por el cobro de tasas llegaron a $ 7 millones en el 2012, de los cuales $ 6,4 millones se destinaron al dragado del puerto.

Álex Villacrés, expresidente de la Autoridad Portuaria de Guayaquil y quien firmó el último contrato de dragado por cinco años, explica que los trabajos se costean con la tasa de “17 centavos por toneladas del registro bruto de las naves”.

Agrega que el debate de ampliar la profundidad a 11 metros no es nuevo, pues hay estudios entregados hace dos años en los que se establece que “es lo más conveniente técnica, ambiental y económicamente”.

Publicidad

Según un comunicado de prensa remitido por el alcalde de Guayaquil, “el dragado del canal hasta 11 metros (no 15 metros) es lo técnicamente recomendado por los varios estudios realizados que obran en nuestro poder”.

Fernando Donoso, expresidente de la Autoridad Portuaria, señala que de lograr 11 metros de calado en todo el canal en la marea baja, al subir la marea serían entre 2,80 y 3,80 metros más según las zonas.

Con eso, afirma, el puerto pasa a estar en la misma capacidad de algunos de la región. Agrega que las embarcaciones grandes de más calado (15 m) van a países que movilizan gran cantidad de carga como India, China y Alemania. Agrega como ejemplo que a Valparaíso, cuyo calado máximo es de 13,8 m, nunca ha llegado un buque que necesite toda esa capacidad.

Donoso apunta que en el caso de necesitar espacio para buques de más calado la opción viable es un puerto en Posorja, por ser una “zona abrigada” donde no hay influencia de los vientos y el oleaje, como sí pasa en el área de Chanduy.

Nadie se va a llevar el puerto de Guayaquil. El actual puerto Simón Bolívar continuará funcionando con normalidad, paralelamente se construirá el nuevo puerto de aguas profundas (...)”.Viviana Bonilla, gobernadora del Guayas.