Mery Zamora: «Lo que no perdona Correa es la osadía de haberlo desafiado»

«Lo que no perdona Correa es la osadía de haberlo desafiado»
«Lo que no perdona Correa es la osadía de haberlo desafiado»
Mientras su defensa espera la notificación de la sentencia, Mery Zamora continúa con sus clases en la escuela Lorenzo Luzuriaga de Portoviejo y con la dirigencia provincial del MPD. (Francisco Verni)
Katherine Villavicencio
26 de Mayo, 2013
26 Mayo 2013

Entrevista: Maestra declarada culpable de terrorismo y sabotaje

Dice que duerme en paz, que no siente miedo y que tiene su conciencia tranquila porque “jamás” –y lo repite insistentemente– incitó a los estudiantes del colegio Aguirre Abad a salir a las calles durante la revuelta policial del 30 de septiembre del 2010. Por los sucesos de ese día, el Gobierno la acusó de sabotaje y terrorismo y hace catorce días el Décimo Tribunal Penal del Guayas la declaró culpable. La sentencia aún no le ha sido notificada, pero de acuerdo con el Código Penal podría enfrentar una condena de ocho a doce años de prisión.

En su natal Portoviejo sigue impartiendo clases todas las mañanas en la escuela Lorenzo Luzuriaga, en el barrio El Limón, donde habla con este Diario horas antes de viajar a Cuenca. Allá tenía previsto participar en una asamblea de rendición de cuentas del Fondo de Cesantía del Magisterio, un evento similar –dice– al que la movilizó ese 30 de septiembre al Aguirre Abad en su calidad de presidenta de la Unión Nacional de Educadores (UNE). Aclara que nunca ha sido docente de ese plantel, que en esa época vivía en Quito porque era asambleísta alterna de Jorge Escala (MPD) y que desde el 29 de septiembre estaba en Guayaquil para cumplir una agenda con el magisterio. Habla siempre mirando a la cara.

Luego de haber sido declarada culpable de sabotaje y terrorismo, ¿en qué cambió su vida?
Sé asumir y recibir las cosas con tranquilidad... pero es evidente que esto viene a trastocar tu vida porque ves con mucha preocupación y decepción cómo en nuestro país no hay justicia... Yo estoy convencida de que no soy terrorista porque le explico a los niños, a los padres y a mis hijos, yo no enseño cómo colocar una bomba, cómo secuestrar un avión y hacer volar y matar a personas (...) No soy saboteadora porque para que el delito de sabotaje se configure hay dos cosas: irrumpir de manera violenta en algún lado, que no lo hice, e interrumpir un servicio público, en este caso el servicio educativo, que ya se había suspendido por los acontecimientos.

No permitamos que recluirme en la cárcel signifique ni sea la expresión de ese trofeo que él (Correa) quiere levantar al miedo, al temor, a la intimidación y al sometimiento”.

¿Qué pasó exactamente el 30 de septiembre del 2010?
Yo tenía a las 09:30 mi reunión con la asociación de profesores y los maestros para la asamblea de partícipes (rendición de cuentas) del Fondo y para dar la conferencia sobre la Ley de Educación (en cuyo debate había estado). Yo llego hasta el estadio que queda ahí cerca, por la av. de las Américas. Llegamos y ya era imposible avanzar y dejamos el carro en el estadio y avanzamos con Alonso López, Luis Chancay y William Pazmiño, todos dirigentes de la UNE (...) Yo subí y entre el rectorado y el salón de actos los compañeros me dijeron: los profesores van a salir a controlar a los muchachos porque se ha vuelto un caos y algunos se han salido por las paredes. Va a ser imposible que nosotros podamos hacer la reunión, veamos qué paso porque dicen que la ministra va a suspender clases. Yo dije: no hay problema, más bien yo voy a salir porque esto está caotizado... Bajamos y ahí es cuando comienza el video que presentan (el Gobierno).

En ese video que mostró el presidente Rafael Correa en el enlace del pasado 18 de mayo se la ve a usted en medio de los alumnos en el patio, con la mano arriba y hablándoles ¿qué le decía a los estudiantes?
Los muchachos estaban ya en el patio y me siguen y les digo: chicos, tengan la bondad, retírense a las aulas con los profesores que yo tengo que irme a 9 de Octubre y Santa Elena porque tengo una movilización. Y estaba previsto, lo había dicho en radio Morena. Tenía que concentrarme ahí con los compañeros porque teníamos que plantear una queja en la Defensoría del Pueblo, porque a los niños de la Costa les habían quitado el almuerzo escolar. Cuando los chicos me seguían, en medio de eso sacan lo único medio audible (del video): 9 de Octubre y Santa Elena, movilización.

Ese mismo video fue mostrado por el Gobierno con una transcripción de supuestos diálogos que en el mismo expediente del caso dice que no se pudieron oír por el ruido del ambiente
Han querido manipular, han forzado los videos, pero no han podido probar –ni siquiera los peritos de criminalística– porque dijeron que era imposible transcribir. Me hubiera gustado que por lo menos el video hubiera mostrado que traspasé la puerta. ¿Por qué no culminan el video? ¿por qué no lo terminan de pasar para demostrar que Mery Zamora ha sacado a los jóvenes? O demostrar la inocencia de Mery Zamora, que salió (del colegio) sin los estudiantes.

El presidente ha dicho y lo ratifica en la denuncia la subsecretaria de Educación, Mónica Franco, que la acusación en su contra se dio por "el riesgo en que puso a los estudiantes" al incitarlos a salir. ¿Los incitó?
Nunca. Y así como la miro usted, el 13 de mayo (cuando fue declarada culpable) yo pedí (al tribunal) por medio de mi abogado que quería rendir mi versión libre y voluntaria porque a mí no me han hecho aprender una lección de memoria para equivocarme, como lo hizo Mónica Franco... como lo hicieron todos esos testigos...

Su caso inicialmente fue archivado el 18 de julio del 2011 por los jueces del Guayas, quienes desestimaron la denuncia bajo el argumento de que no logró probarse el delito ¿por qué luego se le dio paso?
En julio que se archivó y desestimó el proceso, porque la denuncia de Mónica Franco no constituía delito alguno que atente contra la seguridad del país. Pero el 30 de septiembre del 2011 el señor Rafael Correa recordando estos acontecimientos plantea públicamente que el caso de Mery Zamora se reabra. Ni cortos ni perezosos los vasallos del patrón, como son estos jueces y fiscales, decidieron reabrir, sin cumplir lo que dice el Código de Procedimiento Penal.

La lucha y la protesta social en el país prácticamente se las ha arrinconado con jueces, fiscales y un amo de aquellos que aquí no permite que haya libertad de pensamiento”.

En una entrevista en septiembre del 2012 usted dijo que el presidente en una sabatina habló de sentenciarla y recluirla y que seguramente los jueces iban a hacerlo. Ocho meses después la condena se cumplió
Efectivamente, eso significa, y como lo dije el sábado 18 de mayo, una cosa: en este país la justicia se decide los días sábados, de diez a una de la tarde. Allí el patrón ordena a quien enjuiciar, a quién sentenciar, cuánto debe ser esa sentencia y por qué (...) Inédita la sentencia que se me pretende ejecutoriar, de 8 a 12 años.

¿Le parece desproporcionada?
.Es desproporcionada pero expresa una cosa: aquí en el país el nuevo amo de las cortes, jueces y Fiscalías hoy simple y llanamente quiere callar todas las voces disidentes (...) Lo que aquí no perdona (Correa) es que esta mujer, pequeñita como me ve pero firme en mis posiciones, haya tenido la osadía de desafiarlo... de no haber doblegado la posición leal, consecuente, que tiene esta dirigente sobre todo con el magisterio. Era presidenta de la UNE cuando Patiño (Ricardo, el canciller) me dijo no entres en desgracia con Rafael...

¿Cuándo le dijo eso Patiño?
Eso fue cuando empezaron las evaluaciones a los maestros, cuando estábamos en plena resistencia y tuvimos una conversación... En el Ministerio del Litoral, cuando era ministro de Coordinación Política, me dijo: ¿Sabes qué, Mery? Rafael cuando decide algo, lo cumple. Aquí los vagos y mediocres se van a su casa y no vale que tú entres en desgracia, que te pelees con Rafael, que te considera, por defender a unos malagradecidos y mediocres como esos maestros que nunca te van a agradecer.

¿Usted qué le dijo?
Pues si entrar en desgracia por mantener mis posiciones ideológicas y políticas firmes y sobre todo por ser leal y consecuente con quienes creen en mí, pues en el ring nos vemos, a ver quién entra en desgracia. Pero Rafael Correa durará cuatro años, ocho años, quién sabe cuántos años durará y él dejará de ser presidente, pero en cambio yo no dejaré de ser maestra nunca en la vida.

Usted ha dicho que el juicio “es una persecución política” ¿por qué la perseguirían?
Aquí, lamentablemente, lo que ha pasado con los ‘Diez de Luluncoto’, con Marcelo Rivera, con el compañero Carlos Pérez por defender el agua, el Central Técnico, Cléver Jiménez, somos perseguidos políticos porque no nos hemos sometido. Rafael Correa me dijo irresponsable el día sábado, ¿irresponsable yo? Irresponsable él. Él tiene que pedir perdón porque él fue el causante primario de los acontecimientos del 30S y eso es lo que no quiere que se sepa. Él fue de manera irresponsable a meterse a un cuartel donde había hombres armados, a decir que lo maten.

Usted ha dicho que ir presa será una condecoración, ¿agotará las instancias o se resignará?
Vamos a agotar todas las instancias jurídicas en este país porque hay que hacerlo.... vamos a ir a recurso de casación. Y vamos a ir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

Perfil: Mery Zamora
Edad

41 años

Profesión
Profesora de educación primaria

Hijos
Gerardo Zamora, de 19 años, y Eduardo Castro, de 13.

Trayectoria
Fue presidenta de la Unión Nacional de Educadores y asambleísta alterna de Jorge Escala (2009-2013). Es directora del Movimiento Popular Democrático en Manabí y primera subdirectora nacional.

Mery Zamora: «Lo que no perdona Correa es la osadía de haberlo desafiado»
Informes
2014-05-27T22:41:59-05:00
La expresidenta de la Unión Nacional de Educadores y dirigente del MPD, asegura que nunca incitó a los estudiantes del Aguirre Abad a salir a las calles el 30 de septiembre y que es perseguida política del régimen.
El Universo