Del jueves 1 al domingo 4 de julio, la ciudad de Cuenca fue sede del Primer Foro Nacional de Turismo del Ecuador (Fonatur), evento de profesionales organizado por el Consorcio Export World Ec, la Fundación Municipal Turismo para Cuenca y la Alcaldía de la capital azuaya con el propósito de promover la reactivación turística del país e impulsar ese destino.

Lissette Vélez, directora general del evento, destaca la participación de representantes de provincias como Manabí, Pichincha, Chimborazo, Azuay, Los Ríos, Zamora Chinchipe y Tungurahua, lo cual muestra el interés del sector de viajes por recuperarse. “Quiero que la gente se quite el miedo, porque el peor enemigo del ser humano es el miedo”, agrega esta guayaquileña, pero recomienda mantener las medidas de bioseguridad para sentirnos protegidos en los desplazamientos.

Plaza de las Flores. Foto: Fundación Municipal Turismo para Cuenca (cortesía).

María Angélica León, directora de la Fundación Municipal Turismo para Cuenca, indica que en esa urbe han implementado la insignia Cuenca Biosegura y Sostenible, otorgada a los empresarios y actores de la actividad turística que, a pesar de la difícil situación económica, aplicaron y adaptaron sus establecimientos con todas las medidas y protocolos de bioseguridad, para recibir a sus clientes.

“Del 100 % de establecimientos (1.327) que existen en Cuenca, el 92 % se encuentra reaperturado y funcionando con todos los protocolos de bioseguridad. De este número, 410 tienen la insignia Cuenca Biosegura y Sostenible y los otros están en proceso”, menciona la funcionaria al referirse a hoteles, locales de alimentos y bebidas, museos, centros religiosos, espacios naturales y otros negocios relacionados.

Publicidad

León agrega que gracias a ellos es posible recorrer los atractivos cuencanos, como el Parque Nacional Cajas, iglesias y catedrales, museos, buses de dos pisos, casas y edificaciones patrimoniales, mercados y plazas, y miradores.

El viaje de familiarización incluyó el Centro Histórico de Cuenca. Foto: Operadora Altar (cortesía).

Para confirmar lo dicho, Fonatur incluyó un paseo con la operadora Altar para mostrar varios de los atractivos que demuestran que Cuenca ya está lista para recibir a los visitantes, siempre cumpliendo medidas de bioseguridad.

Economuseo Casa del Sombrero. Casa colonial restaurada para albergar este centro donde tejedoras muestran la elaboración de los sombreros de paja toquilla que son vendidos en las propias tiendas dentro del museo. Existen varias salas de exhibición donde se puede conocer un poco de historia de la ciudad y ver interesantes pinturas y esculturas. Lo más interesante de este museo es que a través de su gestión las tejedoras se benefician directamente y conservan esta tradición artesanal. Existen también talleres donde se dictan clases de otras manualidades sin costo para el público.

Tejedoras en el Economuseo Casa del Sombrero de Cuenca. Foto: Ximena Burbano (cortesía).

Cúpulas de la Catedral Nueva. Próxima al céntrico parque Abdón Calderón, el más importante de la urbe, se encuentra la Catedral de la Inmaculada Concepción, también llamada Catedral Nueva, donde puede accederse hasta sus cúpulas en un corto recorrido por empinadas gradas. Hay una linda vista y mucha gente llega hasta allí para hacer fotografías y admirar el centro histórico de la ciudad.

Catedral Nueva (Fundación Municipal Turismo para Cuenca). Foto: tugastudillo@gmail.com

Museo Municipal de Arte Moderno. Ubicado en el tradicional barrio de San Sebastián, este museo ha sido por varios años la sede de la prestigiosa Bienal de Cuenca. Exhibe obras de importantes artistas de todo el país, además de que desarrolla talleres de artes plásticas y actividades especiales para niños como pintura, ilustración, clases de guitarra y canto.

Ciclopaseo a orillas del río Tomebamba. Es una de las experiencias más divertidas y relajantes. La ruta de las bicicletas bordea el río dando una sensación de paz, pero también permite admirar la arquitectura cuencana con sus bellas casas tradicionales, a la vez que permite detenerse en acogedoras cafeterías para degustar algo delicioso. También es común ver a personas caminando solas o con sus mascotas disfrutando del paseo.

Publicidad

Casa Museo Remigio Crespo Toral. También a orillas del Tomebamba, este centro cultural cuenta con una excelente exhibición de la historia de la ciudad, que incluye registros del cabildo con sus primeros moradores y sus propiedades. Posee además pinturas, esculturas, piezas de arqueología y fotografías históricas para ilustrar, por ejemplo, la historia de Elia Antonio Liut, un aviador italiano que fue el primero en volar a través de los Andes ecuatorianos. En la parte inferior del museo existe una hermosa cafetería.

Museo de la Gastronomía Cuencana. Este inmueble de aspecto tradicional, tipo casa de hacienda, resulta ideal para conocer detalles y la historia de delicias locales como el mote pillo, mote sucio, fritada al horno, morcilla, salchicha cuencana, canelazos, quimbolitos, pepas de zambo, ají… También rinde homenaje a tradiciones que se han ido perdiendo con el tiempo, como el palo ensebado, moler maíz o morocho, triturar la cebada en piedra y soplar el caracol.

Gastronomía: el mote puede prepararse de diversas maneras. (Fundación Municipal Turismo para Cuenca). Foto: Diego_Toral

Aguas Termales Novaqua. La cercana población de Baños de Cuenca es conocida como la zona de aguas termales de mayor temperatura del país. Novaqua invitó a realizar un circuito por sus instalaciones, se inició en las piscinas, para luego tomar un baño de cajón, visitar el sauna y el turco, y finalizar con terapia de barro.

Parque Nacional Cajas. Es el gran destino de naturaleza de Cuenca. El frío viento que recorre el páramo suele acompañar a los visitantes en este atractivo que cuenta con 235 lagunas grandes y una extensión de 29.389 hectáreas, donde se puede acampar en lugares específicos. El paseo incluyó, en esta ocasión, Tres Cruces, que es el sitio más alto del parque, y la hermosa laguna de La Toreadora.

Parque Nacional Cajas. Foto: Fundación Municipal Turismo para Cuenca (cortesía).

Hostería Dos Chorreras. Próxima al Parque Nacional Cajas, al ingreso de Cuenca, cuyo restaurante es uno de los más completos de la zona. El platillo insignia es la trucha, servida de diversas maneras, aunque el menú es bastante amplio. Todo esto en medio de un ambiente natural que inspira a la tranquilidad. (M. P.)

Los periodistas invitados por Fonatur visitaron la Hostería Dos Chorreras. Foto: Operadora Altar (cortesía).

Fuente: Ximena Burbano.