Desde el 2020, especialmente por la pandemia del COVID-19, las soluciones tecnológicas han tomado fuerza en las compañías. Este año no será distinto y con ello, los expertos plantean varias tendencias encaminadas a lograr nuevas oportunidades de desarrollo, crecimiento y consolidación de los negocios.

Por ejemplo, se estima que uno de cada tres compradores eligió por primera vez el canal online para generar sus compras. Esto supone un crecimiento del 800% en visitas a los sitios web y el 44% en órdenes en comparación con 2019. En Latinoamérica, el comercio electrónico avanzó y creció en dos meses lo que hubiera tomado cinco años, y Ecuador cerró el 2020 con un aproximado de $ 2.300 millones en ventas vía online, según estadísticas de la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico.

Leonardo Ottati, director general de la mencionada institución, dice que el panorama de compra vivido en Ecuador no solo estuvo limitado a los mileniales, sino a los consumidores de distintas edades. “Con la cuarentena vimos la llegada de un nuevo perfil de comprador. Mucha gente adulta que antes no usaba esta modalidad ahora se ve obligada y la respuesta fue bastante buena”.

Hoy más que nunca saldrán a relucir las habilidades personales para que desde las posiciones de liderazgo de las organizaciones incentiven y promuevan espacios de colaboración entre las distintas áreas. Foto: Shutterstock

Este aspecto y otros hacen suponer que las empresas tienden a cambiar sus paradigmas. Héctor Alonso, presidente de Lumen Latam, explica siete tecnologías empresariales que se destacarán como tendencias en 2021. La primera de ellas es la inteligencia artificial. Sin duda es una de las tecnologías que más van a marcar camino. Consiste en adecuar la automatización de la información. Luego vienen edge computing (descentralizar la información de almacenamiento tradicional para evolucionar hacia la periferia), la implementación de la quinta generación de Internet, la hiperautomatización (combinación de las herramientas de automatización, las plataformas y el machine learning), redes wifi que van a pasar al formato 6, los data centers que cuentan con la tecnología para atender las demandas que el mercado exige y el big data, que es el futuro de los negocios y depende de los recursos de analítica de los datos de las compañías.

Publicidad

“La pandemia hizo que muchas compañías y organizaciones aceleraran sus procesos de digitalización para responder a los retos del confinamiento, el distanciamiento, el cuidado en las interacciones entre personas, lo que se traduce en la necesidad de modificar el modelo presencial que mantenían tanto con su personal dentro de las oficinas como también con sus clientes finales”, dice Rodrigo Burgos, country manager de Belltech Ecuador.

Rodrigo Burgos, country manager Belltech Ecuador. Foto: Cortesía

Principales retos

En el último año América Latina ha tenido un avance significativo en materia de adopción tecnológica, más de lo que se hizo en una década. “La pandemia dio un fuerte impulso en materia tecnológica y de adaptación de procesos. Las empresas e instituciones modificaron la forma en que operaban tradicionalmente, apoyándose más en la tecnología”. Belltech es una empresa de servicios regionales presente en algunos países y cuenta con un amplio portafolio de soluciones, como plataformas para centros de contacto y transición a la nube, servicios digitales de atención, cajeros automáticos y autoservicios inteligentes, entre otros.

El desarrollo de la innovación digital en América Latina no es homogéneo, existen sectores como la banca, seguros, retail que llevan la delantera, en tanto que sectores como salud, educación, restaurantes o fast food siguen ese proceso de transformación. “Ecuador no es ajeno a esta dinámica del resto de países, donde algunos sectores llevan la delantera y siempre están interesados en ejecutar soluciones que están a la vanguardia para relacionarse con sus clientes, y otros que esperan ver cómo les va a los pioneros para dar el paso”, destaca Burgos.

Por eso es importante que las empresas aprovechen la actual situación para implementar soluciones que les permitan afrontar los desafíos que se puedan presentar, buscando también eficiencia. Como lo indica el estudio Tendencias tecnológicas de mayor impacto en el Ecuador para el año 2020, realizado por EY e IT Ahora, que identifica cinco principales retos que las empresas consideran como prioridad para abordar: Innovación en productos o servicios (71%), reducción de costos (59%), mejorar la experiencia del cliente (59%), automatización de procesos (56%) y generación de nuevos ingresos (52%).

El año 2021 será muy auspicioso en materia de tecnología y digitalización. “Las organizaciones tendrán que estar preparadas para ser extremadamente eficientes con sus públicos y clientes cualquiera sea el panorama que enfrenten. Las que sepan aprovechar esta oportunidad tendrán un gran futuro. No sabemos qué cambios vendrán los próximos meses y, para eso, hay que adaptarse rápidamente”.

Innovar sí o sí

Francisco Guzmán, country manager de Lumen Technologies Ecuador. Foto: Cortesía

Francisco Guzmán, country manager de Lumen Technologies Ecuador, explica un poco más. “Sin lugar a dudas la pandemia ha forzado a las empresas a adoptar y acelerar el uso de tecnologías emergentes y exponenciales. Algunas tuvieron que de manera acelerada entrar al mundo digital para poder mantener contacto con sus clientes, proveedores y colaboradores. Otras, que en Ecuador son minoría, tuvieron que acelerar sus estrategias digitales. Mantenerse al día con el ritmo del cambio tecnológico y sacarles el máximo potencial a todas estas tecnologías disruptivas ha sido y es el gran reto y se ha convertido en la principal fuente para crear ventajas competitivas. La crisis sanitaria producto de la pandemia nos ha mantenido distanciados físicamente, pero nos ha acercado para dar forma a una nueva normalidad, más digital y ante la cual no hay muchas opciones: aceptar el cambio, concienciarlo y prepararse para responder de manera asertiva ante esta nueva realidad que nos plantea dos alternativas: ¡Innovar o desaparecer!”.

Publicidad

También rescata lo más significativo de este salto. “Estas tecnologías disruptivas y exponenciales (AI, IoT, edge computing, robótica, realidad aumentada, realidad virtual, big data, redes sociales, blockchain, etc.), que en los últimos diez años han venido desarrollándose y siendo accesibles para el mundo empresarial, están cambiando radicalmente la forma en que vivimos, la forma en que trabajamos y la manera como interactuamos en todas nuestras relaciones personales y profesionales. Cada día tendremos más asistentes digitales para trabajar en forma eficiente, todo lo repetitivo y que puede ser automatizable se vuelve virtual. En un artículo reciente de The Economist predice que las empresas que no inviertan por lo menos un 10% en nuevas tecnologías desaparecerán. Y es que efectivamente el ciclo de vida de las empresas será cada vez menor si no se reinventan y se adaptan a la nueva realidad”.

La pandemia hizo que muchas compañías y organizaciones aceleraran sus procesos de digitalización.

Guzmán cita ejemplos de cómo el proceso de tensión creativa de la tecnología está logrando crear nuevas empresas: Netflix, Tesla, Airbnb, Rappi, Uber, Nubank, Amazon, entre otras. “Estamos viendo cómo una nueva empresa tecnológica puede desbancar a una que lleva haciendo lo mismo en los últimos 50 años. Hay cientos de empresas nuevas con mucha inteligencia y mucho dinero que están trabajando alternativas para la banca tradicional. Y es así que vemos en el mundo grandes bancos comprando compañías de tecnología financiera y usan sus algoritmos para ser más eficientes. Pero estas grandes transformaciones están sucediendo en casi todas las industrias como las conocemos hoy: la banca, la educación, la salud, el entretenimiento, los medios, el transporte, las telecomunicaciones, todas ellas están redefiniéndose y reinventándose”.

¡Tomar acciones ya!

Con esto queda en claro que las empresas deben seguir estas pautas tecnológicas. “Como lo expresa en sus libros A. Oppenheimer, hoy más que nunca las empresas tienen que estar en la onda de la innovación y tener la mente abierta para que desde la dirección revisen sus procesos, sus estrategias y se reinventen desde su esencia”.

En este sentido, un segundo estudio anual realizado en conjunto entre ITahora y EY, en el que participaron 167 empresas representativas de diversos sectores económicos de Ecuador, indica que el 75% de los encuestados coincidió en que el principal impacto de la pandemia en las iniciativas tecnológicas fue justamente la obligación de repriorizar estas. Adicionalmente, el 65% de las empresas ha adoptado nuevos modelos de negocios apalancados en tecnología, sin embargo, el 47% señala haber tenido reducción de presupuestos de tecnología y el 31% suspendió proyectos de TI. A pesar de ello, la pandemia obligó a las empresas a acelerar la implementación de canales digitales y aquellas que estaban con alguna plataforma tuvieron que ampliar recursos para poder soportar la nueva carga de trabajo.

Siguiendo las tendencias, las empresas deben sí o sí adoptar nuevas pautas tecnológicas. “En general todavía nuestro sector empresarial está en plena adopción de modelos de transformación digital, donde el tema cultural y de involucramiento de los líderes de las organizaciones todavía es incipiente”, comenta Guzmán.

Y añade que hoy más que nunca saldrán a relucir las habilidades personales para que desde las posiciones de liderazgo de las organizaciones incentiven y promuevan espacios de colaboración entre las distintas áreas de sus empresas, rompiendo los tradicionales silos que buscan objetivos propios y limitados sobre el gran propósito empresarial de innovar con rapidez, de fomentar la experimentación y la cultura del error, de anticiparse a las demandas del mercado y de adaptarse a los cambios del entorno. “Las empresas que tengan la capacidad de adquirir los datos, analizarlos y tomar acciones ágiles y oportunas serán las grandes triunfadoras. La gran pregunta que hoy deben plantearse las empresas es ¿qué parte de mi negocio es digitalmente vulnerable? ¡A tomar acciones ya!”.