Una de las complicaciones al momento de realizar una tarea o continuar con la jornada laboral es la falta de concentración. Esta puede verse incrementada con la modalidad de teletrabajo o estudios en línea, ya que al estar en casa existen varios elementos que pueden distraer.

Una forma de evitar el retraso de las tareas es el tomar descansos frecuentes, pero si no se programa específicamente el tiempo para ellos, puede resultar complicado sentarse y trabajar durante horas y horas.

La técnica Pomodoro te ayuda a evitar este problema al dividir tu día en sesiones de enfoque de 25 minutos seguidas de descansos de cinco minutos. Las aplicaciones Pomodoro son temporizadores diseñados específicamente para la técnica, lo que facilita dividir tu día en sesiones de enfoque y descansos.

¿Cómo funciona?

La técnica consiste en trabajar concentradamente durante 25 minutos y posteriormente se otorgan 5 minutos de descanso. Después de cuatro bloques de tiempo de trabajo consecutivos, se toma un descanso más largo, alrededor de 20 o 30 minutos.

Publicidad

Cada bloque de trabajo de 25 minutos se llama pomodoro.

  • Comienza un temporizador de 25 minutos
  • Trabaja hasta que suene el temporizador
  • Tómate un breve descanso de cinco minutos
  • Cada cuatro pomodoros (periodos de enfoque) toma un descanso más largo, generalmente de 20 a 30 minutos

Esta técnica fue diseñada por Francesco Cirillo durante su primer año de universidad. Después de darse cuenta de que se estaba distrayendo y no estaba usando su tiempo de estudio de manera eficiente, agarró un temporizador de cocina con forma de tomate, lo ajustó durante 10 minutos e intentó trabajar sólidamente durante esos 10 minutos sin hacer nada más.

Su nombre proviene de la palabra italiana pomodoro, que significa “tomate”, en referencia al temporizador de cocina original usado para su creación, que era un tomate. (I)