El Huawei Wi-Fi AX3 es un rúter que realmente vale la pena tener en cuenta. Con la sobrecarga de conectividad que hay en las casas en la actualidad es importante tener un dispositivo que garantice la conectividad inalámbrica en el hogar.

Este modelo está disponible en dos versiones, una de dos núcleos y otra de cuatro, que prometen velocidades similares.

El rúter AX3 casi alcanza los 3.000 Mbps y admite un ancho de banda de frecuencia de 1024-QAM y 160 MHz. Así que la descarga de archivos y las videoconferencias serán muy fluidas.

La señal puede atravesar paredes, pues los dispositivos habilitados para wifi 6 emiten señales más fuertes.

Publicidad

Además, tiene la opción de conectarse con otros rúteres de la misma familia con simplemente presionar un botón y ser usado como repetidor y aumentar el alcance de la red.

En la esquina inferior derecha tiene una opción de NFC para conectar automáticamente cualquier dispositivo que tenga compatibilidad con este tipo de conexión

Este rúter puede mantener en la red a todos tus dispositivos a la vez. Al ser compatible con la tecnología Ofdma multiusuario, es capaz de enviar datos a múltiples dispositivos simultáneamente (máximo cuatro en 2.4 GHz, máximo 16 en 5 GHz). Además, puede conectar hasta 128 dispositivos en general en dos bandas.

Este rúter cuenta con Huawei HomeSec, habilitado por TEE (Trusted Execution Environment) y Microkerner. Esto significa que tanto el software como el hardware ofrecen seguridad de navegación. Podrá elegir una u otra dependiendo del tamaño de su casa y la cantidad de personas que se conectarán. Sin embargo, ambas opciones garantizan que siempre permanecerás online y sin duda tu trabajo remoto fluirá de la mejor manera.

Su diseño es discreto y, además, no ocupa demasiado espacio. Tiene unas dimensiones de 225 x 159,2 x 39,7 milímetros. Con las antenas desplegadas tiene una altura de 16 centímetros y estas antenas se pueden mover en un solo eje para ponerlas a 90º en vertical o ‘tumbarlas’ sobre la parte superior del rúter para que queden recogidas.

En la parte superior está un botón con el logo de AI Life, la app de control del dispositivo, y un sticker que indica dónde está el chip NFC.

Publicidad

En el frontal tiene un único LED de estado que indica si está encendido, apagado o tiene algún problema de conexión.

En la parte trasera tenemos un puerto WAN de 1.000 Mbps, tres LAN de 1.000 Mbps, el botón de encendido, uno de ‘reset’ que está algo más hundido y el puerto de alimentación.

El rúter gestiona automáticamente las bandas de 2,4 GHz (574 Mbps) y la de 5 GHz (2.402 Mbps), por lo que en cada momento desvía la señal correcta a cada tipo de dispositivo.

El procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz se encarga de gestionar internamente todo el tema de las conexiones y la seguridad.

A través de la aplicación se puede ver la salud de la señal, la velocidad a la que está trabajando, cambiar parámetros de seguridad, configurar la red de malla, usar control parental o poner un temporizador para establecer horas de uso, limitar la velocidad, configurar la red IPv6, configurar un modo para invitados, ver los dispositivos que hay conectados, entre otras cosas. (I)