En un escenario femenino común, una amiga le dice a otra: “Mira disimuladamente si estoy manchada”, una de ellas adelanta el paso y la otra inspecciona que todo marche correctamente, sin hacer alarde. Esto se repite tres o cuatro veces en el día.

Y es que durante la menstruación, manchar la ropa es un miedo constante, aunque muchas mujeres ya estén acostumbradas.

Las formas de llamar al ciclo menstrual en América Latina

La palabra “miedo” puede sonar exagerada, pero no lo es. Sí, el periodo es lo más natural en las mujeres, pero que el flujo traspase a la ropa asusta. Y ante esto, casi todas las mujeres -por presión social- están preparadas.

Pamela, por ejemplo, es bióloga, y cuando escala cerros o tiene largas caminatas durante su periodo, opta por toallas femeninas grandes y guarda un par de calzones en su mochila “por si acaso”.

Publicidad

Otro caso es el de Jenniffer, a quien le encanta viajar por la costa ecuatoriana, pero cuando llegan los días en los que menstrúa, ir a la playa y lucir un traje de baño lindo le parece una misión imposible. Entonces elige usar un short para que nadie pueda ver su toalla sanitaria, porque si el flujo es abundante, se siente más segura con eso que con un tampón.

Sexo durante la menstruación, ¿es bueno o malo?

Ana, mamá de dos hijos y ama de casa a tiempo completo, confiesa que durante sus días menstruando usa para dormir las pijamas y los calzones más viejos porque tiene sangrado abundante. “A eso yo le llamo estrategia”, cuenta.

Pero cuando la sangre ya manchó una prenda, algunas mujeres, como Evelyn, no tuvieron otra opción que amarrarse un abrigo a la cintura para que nadie lo notara mientras corren a su casa tras un incidente en las actividades diarias.

Lo mismo le sucedía a Ghislaine Espinosa, quien tiene un repertorio enorme de anécdotas a causa de su flujo abundante y no tiene vergüenza en contarlas. Así que, para evitar que más niñas y mujeres se sientan limitadas durante esos “días difíciles”, creó una tienda especializada en menstruación, donde oferta productos sanitarios y ropa menstrual.

Facturas con ahorro de $ 0,90 o $ 1,60 por eliminación del IVA a productos que propone el Gobierno

El local se llama Andrés Cups y según Espinosa, lo que pretende es dar alternativas para sentirse cómodas y seguras durante el periodo y en cualquier situación. Para el gimnasio, licras y faldas deportivas que absorben todo el flujo menstrual mientras se realizan ejercicios físicos; para la playa y piscina, trajes de baño con protección, y para dormir, pijamas especiales, así la ropa no será un problema. Todos los productos cuentan con registro sanitario.

Gestión de la menstruación no está al alcance de todas las mujeres, según Plan Internacional, el problema afecta en lo sanitario, educativo y emocional

En lo que respecta a los trajes de baño, la tela que cuenta con cuatro fibras textiles es idónea para absorber la sangre y pueden ser utilizados solos, sin toallas sanitarias o tampones.

Publicidad

Entre los beneficios están el ahorro tras la reutilización de las prendas, la seguridad contra manchas de sangre y, sobre todo, la comodidad. “Esta alternativa de ropa es una opción ecoamigable para aquellas personas que prefieren productos menos invasivos. Además, las prendas tienen una vida útil de tres a cinco años, a diferencia de una toalla sanitaria desechable que finalmente termina en la basura contaminando el ambiente”, asegura la emprendedora guayaquileña.

Las pijamas menstruales son unas de las prendas que buscan visibilización en el mercado ecuatoriano. Foto: Cortesía

Andrés Cup llegó a Ecuador en 2017 como respuesta a todos los inconvenientes femeninos relacionados con el periodo menstrual y la falta de información sobre los productos sanitarios. Actualmente tienen sus artículos exhibidos en las perchas de varios supermercados del país (Guayaquil, Samborondón, vía a Daule, Playas, Ballenita, La Libertad, Machala, Manta, Quito y Ambato); en sus tiendas físicas (Guayaquil y Quito), y además realizan envíos a domicilio.

Entre los productos que ofertan, además de la ropa, están las toallas sanitarias de tela, que se pueden reutilizar, copas menstruales, tampones, discos menstruales, condones femeninos y jabones íntimos especializados.

Como muchos de los emprendimientos existentes, responden dudas y asesoran a las clientas a través de WhatsApp y mensajes directos en Instagram, además, cuentan con un catálogo completo en su página web. (I)