Algunos países están listos para los conciertos, parques de diversiones, piscinas públicas y otros espacios de alta concentración de personas. Otros aún no levantan sus restricciones, pero se han puesto metas entre mayo y agosto de 2021.

En Auckland, Nueva Zelanda, 50.000 espectadores se reunieron en el estadio Eden Park para un concierto de la banda Six60, mientras que millones más veían la transmisión en vivo. Era la primera vez que una banda neozelandesa daba un concierto en ese lugar.

El director ejecutivo de Eden Park, Nick Sautner, dijo que el permiso para alojar seis conciertos al año que recibió en enero de 2021 ha sido un muy necesario impulso para la economía. Hubo cierta oposición de los residentes de los alrededores del estadio, pero no por temor al coronavirus, sino por el ruido.

Fanáticos llegan a uno de los conciertos de la gira SIX60 Saturdays 2021, en la explanada Tomoana, Bahía de Hawkes, Nueva Zelanda, en enero de 2021.

Mientras tanto, en Australia, donde las mascarillas no son obligatorias desde noviembre de 2020, el aforo permitido para espectáculos en interiores y exteriores varía de lugar en lugar; mientras que en Nueva Gales del Sur solo pueden reunirse hasta 20 personas, y en Melbourne va de 150 a 300 personas dependiendo del sitio, en Sídney el límite es 1.500 asistentes.

Pases de inmunización y reaperturas graduales

  • En Israel, la industria del espectáculo está empezando a despertar. Las altas cifras de vacunación han permitido levantar la obligatoriedad del uso de mascarilla al aire libre. El promotor musical Shuki Weiss dice que todos los espectáculos anunciados en los últimos catorce días se agotaron en cuestión de horas, lo cual no es habitual en su país. “La gente está desesperada por ver shows aquí”.
  • Los restaurantes, el teatro en vivo y los deportes han vuelto al territorio de Israel, y las clases presenciales también. Solo se requiere presentar un pase verde que indica que se está vacunado o que aún tiene anticuerpos de una infección anterior por coronavirus. Los grupos turísticos inmunizados podrán visitar el país después del 23 de mayo.
  • China, el primer país en ser golpeado por el COVID-19, ha estado abriendo progresivamente su economía. Primero fue el sector de manufactura, y le siguieron los parques temáticos, hoteles y otras atracciones públicas como los cines y los parques acuáticos.
Personas pasean durante la semana dorada de vacaciones en Wuhan, China, en octubre de 2020.
  • Finlandia ha reforzado sus restricciones fronterizas, pero permite a sus ciudadanos y residentes reuniones públicas de menos de 50 personas, de hasta 500 si se cumple un estricto distanciamiento social. Está previsto que a partir del 31 de agosto de 2021 se permitan eventos de más de 500 personas.
  • En Hong Kong, el Gobierno refuerza el distanciamiento social; grupos mayores de cinco personas no pueden reunirse en público. Pero el aforo para los cines, parques temáticos y salas de espectáculos aumentó al 75% de su capacidad este mes. Las piscinas y playas también están abiertas.
  • Islandia empezará a admitir visitantes del área europea Schengen desde junio, con la opción de hacerse una prueba COVID-19 al llegar o pasar catorce días en cuarentena. En cuanto a sus ciudadanos, los restaurantes, bares, gimnasios y clubes nocturnos reabrieron, y hasta 200 personas pueden reunirse en espacios públicos.
  • Entre los que alientan esperanzas está Reino Unido, que tiene previsto reabrir espacios de entretenimiento y parques de atracciones a mediados de mayo. Los espacios cerrados podrán recibir hasta 1.000 personas o 50% del aforo. Para los espacios abiertos será de 10.000 personas o 25% del aforo. En junio se espera abrir los negocios que faltan y quitar todas las prohibiciones legales de contacto social.