Publicidad

Katia Murrieta presenta libro con quince historias sobre la violencia de género

Esta reconocida doctora en leyes analiza una dura realidad que golpea a la sociedad ecuatoriana.

Violencia de género, violencia contra la mujer, mujeres unidas contra la violencia. Foto: Shutterstock

La idea de escribir el libro Entre el miedo y el silencio: historias de mujeres… y de hombres nació de la creciente necesidad de gritar al mundo lo que los seres humanos, especialmente las mujeres, por diversas razones, callan sobre lo que ocurre casa adentro, es decir, la violencia física y síquica de la que son objeto, indica Katia Murrieta Wong, autora de este trabajo auspiciado por la Universidad Espíritu Santo.

En nuestro país, este fenómeno no cesa y las frías estadísticas –de lo que se conoce, porque no todo se denuncia– indican que seis de cada diez mujeres son maltratadas y que cada tres días se produce un femicidio. Según la Fiscalía General del Estado, desde el 10 de agosto de 2014 hasta el 31 de enero de 2021, 453 mujeres han sido muertas por sus parejas, agrega la autora.

Mi intención es que nuestra sociedad se vea en ellas como en un espejo que refleja lo que está sucediendo como un fenómeno global y que reaccione.

Katia Murrieta Wong

Llamado a la reacción

El libro se compone de quince cuentos que recogen y resumen las vivencias de un gran número de víctimas que soportan los agravios de parte de su marido o concubino, sin decirlo, y, muchas veces, sintiendo que son culpables de haber provocado las agresiones y que merecen el castigo. “Mi intención es que nuestra sociedad se vea en ellas como en un espejo que refleja lo que está sucediendo como un fenómeno global y que reaccione, reconociendo que existe para luego analizar la forma de provocar su disminución mediante políticas adecuadas”, explica Murrieta, quien considera que el confinamiento por el coronavirus ha hecho que crezca el número de mujeres muertas y violentadas.

Publicidad

Libro de Katia Murrieta: Entre el miedo y el silencio: Historias de mujeres... y de hombres

Cada cuento es la transcripción de lo que muchas amigas o personas que solicitaban su orientación o consejo le confiaban. “Observé que las narraciones se semejaban mucho entre sí, sobre todo porque la característica común era el silencio producido por el miedo a muchas cosas: la reacción desmesurada del maltratante, la falta de sustento futuro para la mujer y sus hijos, al qué dirán, a enfrentar la vida solas con su prole, y, particularmente, a la baja autoestima”.

Observé que las narraciones se semejaban mucho entre sí, sobre todo porque la característica común era el silencio producido por el miedo...

Katia Murrieta Wong

Esto último es una condición genética que la hemos ido superando con el paso del tiempo, dice Katia, pero que es una pista aún muy larga por recorrer. “Y consideré que es obligación de quien las escucha, las percibe y las siente, de ponerlas en evidencia y de resaltarlas para encontrar un eco en la comunidad y, especialmente, en el fondo de nosotras, porque de cada una depende, en gran medida, a través de una educación apropiada, ir superando, en el transcurso del tiempo, estos atavismos”.

Dra. Katia Murrieta Wong, autora del libro 'Entre el miedo y el silencio: Historias de mujeres... y de hombres'.

La Dra. Murrieta rechaza las repetidas frases de nuestras abuelas de que el hombre es de la calle y la mujer de su casa, de que esta debe servir al varón y obedecerle en todo lo que pida, diga o exija, y que la infidelidad debe ser tolerada o ignorada, ya que tal situación ha contribuido en mucho a que las mujeres mantengan esa dependencia del “macho” en todo sentido.

Debemos modificar nuestra actitud, porque, al fin y al cabo, siendo las féminas quienes generalmente criamos a nuestros hijos, de nosotras depende no aportar con más ‘machos’ a la sociedad.

Katia Murrieta Wong

Y estos son los patrones que debemos cambiar. “No más aquello de que el color celeste es para los varones y rosado para las mujeres, de que estas son débiles y los hombres, fuertes, de que estos no deben llorar porque son menos varoniles, como si no fuesen humanos que también experimentan emociones y sentimientos”.

Los hombres también son víctimas

Son muchos los factores que intervienen en este tipo de comportamiento, por lo que, al final del libro, Katia incluyó el capítulo titulado Análisis de las causas y efectos de la violencia que se ejerce contra las mujeres en el ámbito familiar, educativo y laboral; y, medidas de prevención para erradicarlas, un trabajo elaborado por ella que fue premiado en un concurso convocado por el Consejo Nacional de la Judicatura.

Los cuentos son breves, muy fáciles de leer, y tienen incluso un toque de humor, ya que la vida es una tragicomedia, dice Katia, quien incluyó historias que tienen a los hombres como víctimas. “Por ejemplo, en 40 y 20, que trata sobre un hombre casado que se enamora de la secretaria, a quien dobla en edad, y que la mujer lo amenaza con cortarle el miembro viril si lo vuelve a ‘pescar’ con ella, por lo cual el individuo nunca más pudo dormir tranquilo a su lado, porque pensaba que iba a cumplir su palabra; o, el de Los esclavos, que narra, brevemente, los sufrimientos de trece varones, siendo uno de ellos, el más fuerte y corpulento, el que sufría la crueldad de parte de su cónyuge”.

Al final, Murrieta concluye diciendo que es un problema de salud pública, en el que deben involucrarse todos los actores sociales, que gran parte de la solución está en las mujeres. “Debemos modificar nuestra actitud, porque, al fin y al cabo, siendo las féminas quienes generalmente criamos a nuestros hijos, de nosotras depende no aportar con más ‘machos’ a la sociedad”.

Contacto: El libro de Katia Murrieta ($ 10) puede solicitarse al 099-948-2360. ¡Solicítelo con una dedicatoria personal de la autora!

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Lo último

No nos hagan rogar

Vacunen en malls, parroquias... Supriman las torturas de las páginas de internet y las llamadas a números que no responden.

Publicidad