El narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán solamente ha reconocido a diez hijos de tres esposas distintas. Las versiones sobre la cantidad de hijos del exlíder del Cártel de Sinaloa varían. Algunas señalan que son 13, otras que son 18 y las más exageradas consideran que ha tenido hasta 23. Sin embargo, el clan familiar de los Guzmán se ha desviado un poco gracias a César, uno de los hijos del narcotraficante más influyente de los últimos tiempos, que se ha negado a dar un paso en el mundo de la droga.

Los hijos con María Alejandrina Salazar Hernández

Guzmán se casó en 1997 con María Alejandrina Salazar Hernández, con quien tuvo cuatro hijos: Jesús Alfredo e Iván Archivaldo, conocidos como “Los Chapitos”, así como Alejandrina Giselle y César. El mayor, conocido como “Alfredillo”, es uno de los más buscados de la DEA (la Administración para el Control de Drogas, por sus siglas en inglés) y solía presumir los lujos en los que vivía mientras su padre era procesado por el gobierno estadounidense.

El mayor de los Guzmán Salazar también fue acusado por Estados Unidos, en este caso por ser “coordinador de logística” en nombre de su padre entre 2005 y 2014 para distribuir cocaína, heroína y marihuana desde México hacia su vecino del norte.

Publicidad

Su hermano Iván, por su parte, enfrenta una acusación criminal presentada en California en 2015. Hace 14 años fue detenido por un accidente de tránsito, pero las autoridades mexicanas tuvieron que liberarlo en 2008 por falta de pruebas tras haberlo condenado por lavado de dinero. Para la Fiscalía estadounidense, “Los Chapitos” se mantienen a cargo del imperio que dejó su padre.

Su hermana, Alejandra Giselle, también fue detenida en su momento por tráfico de drogas, pero salió de la cárcel y ahora se asume como la dueña de la marca “Chapo Guzmán”, que se encarga de vender todo tipo de artículos que tengan que ver con su progenitor.

Los hijos de Griselda López Pérez

En este matrimonio, Guzmán también procreó a cuatro hijos: Joaquín, Edgar, Ovidio y Griselda Guadalupe.

En febrero pasado se reveló que tanto Joaquín como Ovidio (de 34 y 28 años de edad respectivamente) fueron acusados por el gobierno de Estados Unidos por conspiración para traficar cocaína entre 2008 y 2018. Sin embargo, el hijo más conocido es Édgar, que fue ejecutado en mayo de 2008 en Culiacán, Sinaloa. Mientras Guzmán se encontraba en un centro comercial, un grupo de pistoleros le disparó a quemarropa. Las crónicas locales hablan de que en la refriega se realizaron 500 disparos.

Las hijas de Emma Coronel

Guzmán tuvo con su última pareja oficial, Emma Coronel, dos gemelas que nacieron en Los Ángeles en 2011: María Joaquina y Emaly.

Los hijos “falsos”

El 21 de junio de 2012, la Marina de México detuvo a un joven al que presentó como hijo del narcotraficante más buscado en el país. Fue presentado como Jesús Alfredo Guzmán Salazar, uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, con quien le encontraron un gran parecido.

Horas después, una mujer llamada Verónica González, se presentó como abogada ante los medios de comunicación para aclarar que el detenido no se llamaba Jesús Alfredo Guzmán sino Félix Beltrán León, además de que no tenía ningún parentesco con el narcotraficante y se dedicaba a la venta de autos usados en Jalisco.

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) confirmó que el detenido por la Armada mexicana no era hijo del narcotraficante, a pesar de que las autoridades mexicanas señalaron que su detención era resultado de meses de trabajo de inteligencia.

El otro caso es el de Rosa Isela Guzmán Ortiz. Medios de comunicación en los Estados Unidos la identificaron como la hija mayor del capo mexicano, incluso, ella habló a nombre de la familia: “(Le digo) que lo quiero mucho, que estamos muy preocupados por él. Somos 16 hermanos”, la citó la revista People en Español. (I)