Este viernes 26 de noviembre es el Black Friday, día que inaugura la temporada de compras navideñas y que está marcado por rebajas y promociones en las tiendas. Lo acompaña el Cyber Monday (lunes 29 de noviembre), que es el turno de las ofertas en línea.

Para aprovechar las oportunidades de descuento sin lamentarlo luego, hay una serie de errores que los consumidores pueden evitar, explica el economista Jorge Calderón Salazar. Tome nota:

1. Es un error no establecer un presupuesto de compras. Usted debe ir a la tienda física o en línea sabiendo cuál es su límite de gasto, para retirarse a tiempo.

2. No vaya sin identificar el origen de los recursos que usará para hacer las compras. Por ejemplo, decida de antemano si usará sus ahorros, parte de su sueldo o la tarjeta de crédito (siendo esta última una deuda por la cual deberá pagar interés y otras condiciones).

Publicidad

3. Si decide usar la tarjeta, tenga presentes las condiciones de endeudamiento (tasa de interés, tiempo de pago).

Esta semana arranca la temporada de compras de fin de año; ¿ya visitó los sitios donde puede obtener lo que busca? Foto: Shutterstock

4. Si llegó hasta aquí y logró superar todos los puntos anteriores, Calderón le sugiere que se tome el tiempo de comparar entre las ofertas. “No gaste impulsivamente, sepa qué compra; compare los artículos o servicios en los que está interesado entre varios proveedores”.

¿Cómo saber que estamos ante una verdadera oferta de Black Friday?

Si ya está en el proceso de comparar precios, use estas recomendaciones:

1. Dos o tres semanas antes visite los lugares donde ha identificado lo que desea comprar. “Esto porque algunos comercios suben el precio previamente, y al momento de la ‘oferta’ lo que han hecho es darle un ‘descuento’ para dejarlo en el precio que siempre ha estado. Investigue, tómese su tiempo”.

2. Pregunte por las formas de pago que se le ofrecen, plazos, descuento por pago en efectivo o recargos por tarjeta.

Usted debe ir a la tienda física o en línea sabiendo cuál es su límite de gasto, para retirarse a tiempo.

3. Consulte también si hay entrega a domicilio, y si esta es con o sin recargo.

Publicidad

4. Si compra por internet en el Cyber Monday, cerciórese de la confiabilidad del sitio a través del que realizará la compra, pues sus datos pueden estar en riesgo. De igual manera, chequee sobre el proveedor y los comentarios de otros usuarios sobre la experiencia de compra en ese lugar.

Quiero comprarlo, pero no estoy seguro...

Algunas preguntas de descarte que le ayudarán a saber si está comprando por necesidad, por gusto o por compulsión son:

¿Qué artículos puede un viajero ingresar por vía aérea en Ecuador?

¿Es necesario que lo compre? ¿Qué pasaría si no lo compro? ¿Cómo se afecta mi calidad de vida si decido no comprarlo? Si la respuesta es que no pasaría nada, ya sabe qué hacer.

“Es importante que se realice estas preguntas, porque eso reduce la compra por impulso a la que muchos consumidores se ven enfrentados en estas temporadas”, apunta el economista Calderón. “Esto ayuda mucho a que no se endeude más allá de sus límites, así como también no comprar artículos o servicios innecesarios”.

Muchas de las compras están direccionadas a artículos electrónicos, ropa y licores. Pero usted no tiene que incursionar obligatoriamente en esa tendencia, sino que puede aprovechar para hacer sus compras navideñas, previo presupuesto y listado de personas a quienes hará un regalo.

¿Cómo manejar correctamente los diferidos en este tipo de compras, si se hacen a crédito?

Tenga cuidado. “Las personas en muchas ocasiones no dimensionan esta forma de pago, mandan todo al diferido, y si bien puede ser una compra pequeña en monto, cuando se suman muchas al mismo tiempo en la modalidad de diferido, esto complicará su flujo de pago cuando toque cancelar esos pequeños valores sumados.

Pague en efectivo cuanto pueda, y si difiere, lleve la cuenta de los montos para saber su cuota mensual y hasta qué mes estará cancelándolas; como dice Calderón, este viene a ser luego uno de los principales dolores de cabeza del consumidor. (I)