Los gatos nunca entrecerrarían los ojos ante alguien que pudiera ser peligroso para ellos. Incluso los grandes felinos parpadean entre sí en señal de relajación y confianza.

Para los gatos, parpadear lentamente es una verdadera señal de confianza y cariño. Por eso, la página web de la revista alemana especializada en animales domésticos Herz-fuer-tiere.de (’corazón para animales’) anima también a los dueños a dar una prueba de amor a su mascota mediante el parpadeo lento.

En señal de confianza, los expertos sugieren que primero se mire al gato a los ojos de un modo tranquilo y relajado. Luego se puede parpadear, cerrando y abriendo lentamente los ojos.

Según los especialistas, el gato entenderá esta señal de amor y, con suerte, también reaccionará entrecerrando suavemente los ojos.

Un estudio revela que los gatos son menos leales con sus dueños que los perros

El gato: el mejor amigo de Internet (aunque rara vez nos sonría)

La revista germana describe además otra señal en el lenguaje felino que indica un gesto amistoso. Cuando un gato se frota contra un congénere o un humano está liberando feromonas y, de acuerdo con los especialistas, es una manera de marcar territorio y señalizar que aceptan al otro como parte de su familia.

Se trata de una verdadera prueba de amor y, para sentir una correspondencia, el gato también buscará la caricia de su dueño.

Si el gato es mimoso uno también puede apoyar ligeramente la propia cabeza contra la del animal mientras este se frota. Los expertos sostienen que puede resultar un contacto corporal especialmente agradable para la mascota. (E)