La Navidad está representada por un sin fin de elementos que aportan ese toque único de magia tanto en el ambiente como en el hogar. La luminación es uno de las principales razones por las que esta temporada es tan especial, pues ofrece un ambiente festivo y acogedor en cada calle y casa de la mayor parte del mundo.

En la actualidad ha crecido el nivel de conciencia sobre la importancia de ejecutar prácticas sostenibles que se deben desarrollar incluso en las festividades. La necesidad de usar energías limpias como la solar se ha hecho más importante, según MSN.

Esta transición no solamente disminuye la huella de carbono, sino que también expone el compromiso para tener un futuro más sostenible. En este punto, tanto los paneles solares como las luces led son grandes aliados para permitir que todo se vea iluminado sin necesidad de agotar los recursos naturales, pues se ahorra hasta un 90% en energía.

Publicidad

Las luces led pueden ahorrar una gran cantidad de energía eléctrica | Foto: Freepik

Cómo ahorrar energía eléctrica en Navidad

1. Luces navideñas eficientes: tal como se mencionó anteriormente, esta estrategia puede resultar más económica y se evita el uso de adornos navideños eléctricos. Además de eso se puede decorar moderadamente con luces led en vez de bombillas convencionales (ahorra 90% de energía).

2. No tan caliente: sí, es Navidad y sí, el ambiente acogedor es bonito, pero no es necesario que sea excesivo. Por ejemplo, cada grado menos en el termostato representa un ahorro del 6 al 8% en la factura de servicios, reseña CuerpoMente.

Así puedes decorar la mesa en Navidad: estos son los elementos y colores esenciales

3. La televisión sólo para lo necesario: aunque tradicionalmente hay familias que toman el día de Navidad para ver películas, también existen otras que usan el televisor para hacer ruido de fondo durante todo el día sin ningun motivo especial, lo que significa un gasto innecesario de energía.

Publicidad

4. Variedad de recetas: preparar un platillo navideño puede necesitar hasta 9 kWh de energía, tomando en cuenta la forma en que se hace. Si se baja la temperatura al horno, se reduce hasta los 6,5 kWh. En la variedad está el gusto, y existen opciones que no necesitan del horno o tardan menos en hacerse.

(I)

Te recomendamos estas noticias