La muerte del comediante mexicano Sammy Pérez ha conmovido a muchas personas que seguían su carrera en televisión tras sus múltiples presentaciones junto a Eugenio Derbez.

De apenas 55 años, el comediante estuvo internado y fue intubado a causa del coronavirus.

“En la madrugada de hoy a las 3:50 hrs, Sammy Pérez acaba de sufrir un infarto cardiovascular, su coranzoncito ha dejado de latir, intentaron hacerle maniobras para salvar su vida, pero no pudieron”, fue anunciado desde su cuenta de Instagram.

Hace apenas pocos meses había presentado a la prensa a su novia Zuleika, con quien estaba comprometido.

Publicidad

De acuerdo a medios mexicanos como Milenio, aunque por muchos años se especuló que Sammy Pérez tenía una discapacidad intelectual, su familia salió a defenderlo afirmando que su problema de lenguaje se debía realmente a la dislexia que padecía. La dislexia es un trastorno que dificulta el aprendizaje de la lectura y la escritura.

“Tengo un problema de lenguaje, pero yo soy todo normal… hago lo que cualquier persona”, había dicho Sammy Pérez en alguna ocasión.

Síntomas de la dislexia

Sitios especializados de salud explican que uno de los síntomas de que alguien padece dislexia es tardar en comenzar a hablar. También se dificulta aprender palabras nuevas o formar palabras adecuadamente. Las personas afectadas por esta condición suelen invertir los sonidos de las palabras o confundir palabras que suenan de forma parecida. Y, pueden tener problemas para recordar o decir el nombre de las letras, los números y los colores.

El blog de la institución hospitalaria Middlesex Health señala que la dislexia es un trastorno del aprendizaje que “supone la dificultad para leer a raíz de problemas para identificar los sonidos del habla y para comprender cómo estos se relacionan con las letras y las palabras (decodificación). La dislexia, que también se denomina dificultad de lectura, afecta zonas del cerebro que procesan el lenguaje”.

De acuerdo a la organización Change Dyslexia, para tratar a los niños con la condición ser muy comprensivo con los errores, no culpabilizar al niño, quien además podría necesitar algún tipo de apoyo psicológico.

Según el neurocientífico John Gabrieli, hay dos áreas en el hemisferio izquierdo relacionadas con el lenguaje, que funcionan de forma diferente en las personas con dislexia. Una es la región temporal izquierda, relacionada con las letras, y la otra pertenece al área parietal especializada en unir letra con sonido. (I)