El 11 de octubre de 2004 en Ginebra (Suiza) se reunieron la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP), la Federación Europea del Dolor (EFIC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), y establecieron el 17 de octubre como el Día Mundial Contra el Dolor. Con la declaración de esta fecha lo que se pretende es hacer un llamamiento sobre la necesidad de encontrar con urgencia alivio al sufrimiento que padecen las personas con enfermedades que son causantes de dolor.

El dolor es entendido como una experiencia emocional y sensorial desagradable que está asociada con un daño tisular, real o potencial. Existen dos etapas, el agudo (avisa que algo está funcionando mal y debe ser atendido) y el crónico (se da el inicio para pensar que el dolor se va a perennizar por todo el mecanismo del sistema nervioso) según el tiempo que lleva padeciendo el paciente.

En julio del presente año, en Guayaquil, se presentó el VII Congreso Ecuatoriano de Dolor y Cuidados Paliativos, organizado por la Sociedad Ecuatoriana para el Estudio Tratamiento del Dolor (SEETD), con el apoyo de Grünenthal Ecuatoriana. Aquí se desarrolló el simposio “Un mundo sin dolor”, en el que el Dr. Mario Paz, anestesiólogo y especialista en dolor, presentó los resultados del “Estudio carga de enfermedades del dolor crónico en Ecuador”, en el que se develó que más de 3,6 millones de pacientes (21 %) de Ecuador tenían dolor crónico.

Publicidad

Cuáles son los dolores o síntomas por lo que debes buscar un médico

Según la investigación, los ecuatorianos pierden 1.483 años de vida ajustados por discapacidad por cada 100.000 habitantes a causa del dolor crónico que impacta la productividad, desarrollo familiar y social de los pacientes. Al respecto, la presidenta de la Sociedad Ecuatoriana para el Estudio y Tratamiento del Dolor, la Dra. Gabriela Pinto, añade que estos estudios permiten que el paciente tenga acceso a la atención médica solo con padecer dolor crónico.

La experta también explica que este encuentro, donde participaron más de 40 conferencistas nacionales e internacionales, buscó fortalecer las competencias médicas de los profesionales de la salud. “La educación médica continua es la base para brindar una mejor calidad de vida a los pacientes y a su núcleo familiar”.

Publicidad

Uno de los desafíos en los que se debe profundizar es que actualmente el país trabaja con el CIE-10 (Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades), pues aún no se ha adjuntado en el tarifario nacional el código CIE-11, que señala que al dolor se lo toma como una enfermedad y no como un síntoma, añade la especialista.

Por su parte, el doctor Jaime Moyano, presidente de la Sociedad Iberolatinoamericana de Columna (Silaco), puntualizó que es necesario dimensionar la magnitud del problema para conformar en las instituciones prestadoras de atención médica verdaderos equipos multidisciplinarios para el abordaje de la enfermedad con profesionales con dedicación exclusiva a este campo y que tengan interés en el mismo.

Publicidad

Los médicos piden evaluar el dolor en una escala del 1 al 10, pero ¿realmente se lo puede cuantificar?

Además, el acceso a tratamientos del dolor crónico en Ecuador aún es insuficiente, recalcó el Dr. Moyano, quien enfatizó que se requieren importantes presupuestos a fin de crear numerosos centros multidisciplinarios, bien equipados, para el diagnóstico y manejo exclusivo de esta enfermedad. En similitud, la Dra. Pinto indicó que tan solo en tres universidades del país se ha incorporado la malla de dolor como parte del programa de la carrera de medicina, lo que debilita mucho la formación con la que salen los médicos generales.

Ecuador tiene una cultura en la que es muy normal aguantar el dolor para no parecer débil o vulnerable, y este pensamiento se extiende por toda Latinoamérica, pues más del 80 % de los pacientes en todo el mundo no reciben atención adecuada para esta enfermedad, a pesar de ser el principal motivo de consulta médica en el mundo y de sus avances en la comprensión e innovaciones con el tratamiento de dolor crónico.

Si se logra atender el dolor en una ventana de tres meses, se evita que se cronifique y se establezca como una enfermedad.

Publicidad

Se han presentado avances en los últimos años, uno de ellos es que ya se considera actualmente al dolor crónico como una enfermedad.

Dra. Gabriela Pinto, presidenta de la Sociedad Ecuatoriana para el Estudio y Tratamiento del Dolor.
Dra. Gabriela Pinto, presidenta de la Sociedad Ecuatoriana para el Estudio y Tratamiento del Dolor.

Medidas para tratar la presencia de dolor

La Dra. Pinto comparte estas indicaciones para manejar el dolor crónico y agudo:

  1. No automedicarse porque se aumenta el riesgo de tener efectos adversos y dañan órganos blancos.
  2. Que los expertos en medicina hagan un tratamiento multimodal (utilización de tratamientos farmacológicos y no farmacológicos).
  3. Atención a tiempo para que el mecanismo de neuroplasticidad se convierta en un dolor crónico. (I)