La viruela es una enfermedad contagiosa que puede producir desfiguración y ser mortal, y ha afectado a los seres humanos por miles de años. Si bien, la enfermedad se erradicó en 1980, aún se conserva el virus en laboratorios.

Las últimas reservas del virus vivo de la viruela (que causa una enfermedad que se presenta con erupciones en la piel y puede ocasionar la ceguera y la muerte) están resguardadas en laboratorios de alta seguridad en Rusia y Estados Unidos.

Síntomas

  • Fiebre
  • Malestar general
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga intensa
  • Dolor de espalda intenso
  • Vómitos, posiblemente

De acuerdo con el sitio especializado Mayo Clinic, la inmunidad o inmunidad parcial después de una vacuna contra la viruela puede durar hasta 10 años y 20 años con la dosis de refuerzo. Si alguna vez se produjera un brote, las personas que fueron vacunadas de niños probablemente recibirían una nueva dosis después de la exposición directa a alguien con el virus.

El virus de la viruela del mono, que causa la enfermedad del mismo nombre, pertenece a un género llamado orthopoxvirus de la familia poxviridae, explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Publicidad

El virus variola, que causaba la enfermedad de la viruela, también pertenece a este género, así como el virus que se utilizó en la vacuna para prevenir la viruela.

Existe una vacuna de la compañía danesa Bavarian Nordic aprobada desde el 2019 en Estados Unidos contra la viruela humana clásica. Está disponible en la Unión Europea, donde está aprobada desde el 2013 contra la viruela humana con el nombre Imvanex.

Sin embargo, los CDC de Estados Unidos explican en su página web que, si bien hasta el momento no hay tratamientos específicos disponibles para la infección por viruela del mono, los brotes pueden controlarse con medicamentos. (I)