Si necesitas detectar la diabetes o quieres saber cómo han estado los niveles de azúcar en sangre en los últimos dos o tres meses, la prueba A1C es la indicada.

Este examen, también conocido como hemoglobina glicosilada o HbA1c, da un promedio de los niveles de glucosa en sangre. Es muy útil tanto para saber si tienes diabetes tipo 1 o 2, como para ver qué tan bien estás controlando tu azúcar si ya eres diabético.

Por qué acostarte tarde a diario puede elevar la glucosa en sangre y aumentar el riesgo de padecer diabetes

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) explica que cuando la glucosa entra al torrente sanguíneo, se une a la hemoglobina, que es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos. Los niveles más altos de HbA1c indican una mayor concentración de glucosa, lo que puede ser un signo de riesgo para condiciones como la diabetes.

Publicidad

Una muestra de sangre es suficiente para la prueba A1C. Foto: Unsplash

Cuáles son los valores normales en una prueba A1C

De acuerdo con los datos del CDC, los valores normales para la prueba A1C son los siguientes:

  • Normal (ausencia de diabetes): Menos del 5.7%
  • Prediabetes: Entre 5.7% y 6.4%
  • Diabetes: 6.5% o más

Para las personas con diabetes, el rango objetivo varía según el paciente y debe ser discutido con su médico. Generalmente, se busca mantener el nivel por debajo del 7%.

Los mejores alimentos saciantes que te mantendrán lleno sin aumentar tu nivel de azúcar en la sangre

El sitio web del CDC resalta que el resultado de la A1c también puede expresarse como un promedio estimado del nivel de glucosa (eAG) en mg/dL, correspondiente a los valores habituales en monitores de glucemia:

Publicidad

Porcentaje de A1c / eAG mg/dL

  • 7 - 154
  • 8 - 183
  • 9 - 212
  • 10 - 240

El CDC advierte que diversos factores pueden influir en los resultados de una prueba A1C, tales como insuficiencia renal crónica, enfermedades hepáticas o anemia severa.

Publicidad

El examen de sangre es crucial para determinar si alguien tiene diabetes | Foto: Freepik

Además, una variante menos común de hemoglobina presente en personas con ancestros africanos, mediterráneos o del sudeste asiático; ciertos medicamentos, incluyendo opioides y algunos tratamientos para el VIH; pérdida significativa de sangre o transfusiones sanguíneas.

El embarazo en su etapa inicial o final también pueden alterar los resultados. (I)

Te recomendamos estas noticias



Publicidad