Ecuador activó el 22 de mayo el estado de alerta epidemiológica por la aparición de casos sospechosos de viruela del mono en el continente. No es el único país en poner en alerta a las autoridades sanitarias, quienes ya están activando protocolos para evitar la propagación de la enfermedad y asegurar su rápida identificación.

Varios países, como Francia y Estados Unidos, afirmaron que vacunarán a su población más vulnerable con dosis de vacunas contra la viruela humana, que también funcionaría contra la viruela del mono.

Las vacunas obligatorias contra la viruela dejaron de ser obligatorias en las décadas del setenta y ochenta, cuando la enfermedad fue erradicada, por lo que actualmente no hay disponibilidad de dosis y gran parte de la población no está vacunada.

Viruela del mono: ¿puede convertirse en pandemia? (y otras 3 incógnitas sobre esta enfermedad)

Una manera de saber si cuentas con la vacuna contra la viruela es revisar tu cartilla de vacunación o consultar tu historia clínica. Un médico infectólogo español comentó también que las personas que poseen la vacuna, también tienen una pequeña cicatriz que lo demuestra.

Publicidad

“La vacunación temprana posterior a la exposición con la vacuna contra la viruela dentro de los 14 días posteriores a la exposición por contacto cercano es una opción a considerar para reducir los síntomas” explicó el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC).

Imagen microscópica del virus causante de la viruela del mono, cuya secuenciación completa han logrado investigadores del Instituto de Salud Carlos III. Fotografía cedida por el Instituto de Salud Carlos III. EFE Foto: EFE

La viruela del mono, que dura entre dos a cuatro semanas, tiene como síntomas la aparición de pústulas cutáneas, fiebre, ganglios inflamados, agotamiento, dolor muscular y comezón. Esta enfermedad ataca a las personas con un sistema inmunológico más débil.

Viruela del mono: la vacuna contra la enfermedad y otros factores que hacen que el actual brote no sea (tan) preocupante

Entre las formas de prevenir el contagio está el distanciamiento social, el constante aseo de manos, uso de mascarillas y el mantenimiento de áreas ventiladas. (I)