Tener mal olor en los pies puede causar un momento incómodo y anti higiénico si en algún momento nos toca quitarnos los zapatos frente a otras personas. Afortunadamente, es posible deshacernos de ese hedor.

Las bacterias y hongos que crecen entre los dedos de los pies e interactúan con la piel son los responsables de este fenómeno corporal, cuyo término médico es “Bromhidrosis”. Esto es provocado principalmente por la humedad, cuando no dejamos a nuestro pies respirar o no los secamos después de mojarlos.

Imagen de un joven lanzándose a nadar en una piscina. Foto: Unsplash

Por eso, una de las primeras recomendaciones para evitar el mal olor de pies es siempre secar los pies después del baño, de usar la piscina o de sudar. El detalle es usar una toalla especial para los pies, que no reutilicemos, pues las bacterias pueden acumularse en la tela, aconseja la especialista en dermatología clínica y estética de la Universidad del Bosque, Lorena Prada, en una entrevista del sitio El Espectador.

Otro método para las personas, que suelen sudar los pies y usar zapatos cerrados, es usar talco y cambiarse de medias cada cierto tiempo, para mantener los pies frescos y secos. Los zapatos también deberían refrescarse después de usarlos.

Publicidad

Si hay sudoración excesiva, lo más indicado es acudir a un médico especialista para que pueda recetar un tratamiento adecuado, pues el exceso de bacterias es perjudicial para la piel.

Métodos caseros para zapatos sin mal olor

Hay trucos caseros para mantener los zapatos sin malos olores:

  • Bicarbonato de sodio. Introduce una cucharada del producto en cada zapato, encima de las plantilla distribuyéndolo bien y deja que actúe toda la noche. A la mañana siguiente el olor habrá desaparecido.
  • Polvos de talco o spray. En los supermercados existen sprays mentolados especiales para rociar en los pies y por ende en los zapatos antes de usarlos.
  • Piel de frutas cítricas. Para ello hay que pelar la cáscara de limones, naranjas o mandarinas que aportan buen olor al calzado. Se deja las cáscaras actuando una noche entera.
  • Toallas antibacteriales. Limpia la parte interior de cada zapato con una toallita antibacterial y deja que seque antes de usarlos.
  • Alcohol: Utiliza un algodón humedecido en alcohol y limpia el interior de tus zapatos diariamente. Espera a que se seque antes de usarlos.
  • Sobres de infusiones. Puedes colocae un sobre nuevo de té de manzanilla con canela en cada zapato antes de irte a dormir. Repítelo todos los días hasta que el olor desaparezca. (F)