La condición más frecuente de la columna vertebral es la estenosis espinal o compresión del pequeño conducto vertebral que contiene las raíces nerviosas y la médula espinal con el consecuente dolor, debilidad, calambres y entumecimientos. Este bloqueo ocurre a causa de la artritis y otras condiciones degenerativas. Puede causar dolor, pero no solo eso, sino parálisis, “por lo cual necesita cirugía de manera urgente”, señala el doctor Han Jo Kim, neurocirujano estadounidense especializado en esta operación.

Kim visitó Guayaquil este mes para hablar con profesionales de la comunidad ortopédica sobre las principales técnicas en cirugía de columna, y compartió con La Revista las opciones para quienes no pueden someterse a esa operación. Su especialidad es la cirugía de deformidad espinal y escoliosis para adultos y niños. Es director de la Spine Fellowship (comunidad médica de la columna vertebral) y es parte del equipo del Hospital de Cirugía Especializada (HSS) de Long Island, Nueva York, centro que ha mantenido por trece años consecutivos el primer lugar en ortopedia en los Estados Unidos, según la calificadora US News & World Report.

Él comenta que después de la estenosis, es común ver deformidades como escoliosis y cifosis. La primera es una desviación lateral, y la segunda es una curvatura exagerada hacia adelante de la espalda, relacionada con la osteoporosis, con ser mujer y tener edad avanzada.

¿Cuáles son los signos de la escoliosis? Depende del tipo. Hay dos, la escoliosis idiopática, que usualmente se ve en los niños, y no suele ser dolorosa, pero necesita cirugía para evitar que progrese y empiece a hacer presión sobre los órganos, afectando la respiración y la función cardiaca.

Publicidad

La escoliosis idiopática es el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales. “Se han realizado estudios que han demostrado que incluso si se trata de gemelos idénticos, no es la norma que ambos desarrollen la enfermedad. La penetración genética es de alrededor del 60 u 80 %. Así que hay de un 40 a 20 % de las causas que están relacionadas a factores ambientales”, indica Kim.

Y está también la escoliosis degenerativa, en que hay un desgaste significativo de los discos y las articulaciones en la columna. Ocurre en adultos mayores y les causa una estenosis o compresión vertebral. “En ellos hay un nivel considerable de dolor en la espalda, en la pierna y síntomas del tipo ciático, y por eso también necesitan una operación”, dice el médico. Aquí las causas son una combinación de envejecimiento y osteoporosis.

La estenosis es la compresión del conducto por el que pasan las raíces nerviosas y la médula espinal. Foto: Shutterstock

Ambos grupos, por cierto, tienen problemas serios con la postura. Muchos pacientes se preocupan por su imagen, porque notan que tienen una joroba y se sienten deformados, además de que no pueden enderezarse y sienten que siempre están inclinándose hacia adelante.

“También hacemos mucha cirugía de revisión”, explica Kim. “Esto significa que pacientes que han tenido cirugías anteriormente, y ahora tienen problemas que se derivan de ellas, necesitan una operación en la que revisamos su estado. Esos son los tres principales tipos de pacientes que veo y a los que se les indica una operación”.

Publicidad

¿Quién es un candidato a la cirugía de la columna vertebral?

Cuando se trata de pacientes con deformidades como escoliosis o cifosis, se los recomendará para cirugía si hay una progresión significativa. “Si veo a un paciente de 14 años con una medida de 50 o 40 grados, pero en una segunda revisión ha avanzado hasta 60 grados, diría que necesita cirugía”.

La escoliosis es una desviación lateral de la columna vertebral. Foto: Shutterstock

Es similar en los adultos con escoliosis degenerativa, especialmente en los mayores de 60 años. “Si desarrollan síntomas como dolor en la pierna o en la espalda que los incapacita de caminar o estar de pie por un corto periodo de tiempo, y parece que está empeorando, deben operarse”. Un paciente que solía caminar hasta 15 minutos y ahora no resiste más de 5 minutos sin que el dolor lo paralice, se le sugerirá una operación para aliviar la estenosis, aunque no haya deformidad.

“Muchas veces no se puede hacer la cirugía hasta que hayan pasado por terapia física, por inyecciones o por un procedimiento no invasivo. En estos casos, se puede arreglar el problema temporalmente”. Estas intervenciones podrían dilatar la cirugía por unos cuantos años, pero algunos solo verán los beneficios unos meses, y entonces la operación es lo indicado.

El doctor Kim define la cirugía de columna vertebral como un proceso que empieza con una profunda reflexión de lo que necesita cada paciente en particular. “No puedes poner una pieza circular en un molde cuadrado; por cada diferente problema de la columna hay un método de tratamiento y una tecnología diferente. No puedes darle una única solución a todos”. Es cuestión de precisión y personalización, resume.

Publicidad

Si alguien no es candidato a cirugía, siempre se puede intentar hacer un entrenamiento muscular a través de la terapia física. “O tal vez incorporar otros métodos, como la acupuntura o la quiropraxia; a veces podrá solucionarse con una pérdida de peso significativa o tratar de ponerse en buena forma”.

¿Es segura la quiropraxia? El doctor Kim opina que para ciertos pacientes, la quiropraxia puede ser muy segura y recomendable. Pero usted tiene que recibir la aprobación de su cirujano, porque para algunas personas esta práctica puede ser peligrosa. “Hace unos años tuve un paciente en cirugía de emergencia porque tenía una estenosis en el cuello, y durante una maniobra quiropráctica, desarrolló una parálisis que duró cinco horas, antes de que pudiéramos llevarlo a la sala de operaciones para revertir el problema”.

¿Cómo buscar un profesional para la cirugía de columna? Lo más importante al escoger, dice Kim, es asegurarse de que ese cirujano esté totalmente dedicado a las operaciones de la columna vertebral. “La razón es que es un área de anatomía y patología compleja. Si usted va a un cirujano que trabaja con cadera y rodilla y hace columna ocasionalmente, no verá el mismo resultado. Sea un neurocirujano o un cirujano ortopédico, lo que importa es que esa persona esté trabajando en columna a tiempo completo”.

En el HSS Long Island, por ejemplo, se realiza un alto volumen de estas operaciones. Kim estima que su departamento lleva a cabo alrededor de 4.000 procedimientos al año, sea mediante cirugía robótica o tradicional pero con nuevos instrumentos para hacerla más segura y rápida.

Publicidad

Cuidado compasivo y honestidad extrema

La filosofía del doctor Kim es la del cuidado compasivo y personalizado. “Cada paciente tiene un conjunto de problemas y necesita empatía. Debes saber que habrá ocasiones en que puedas ayudar a la persona y otras en que no, y en esos casos, es sumamente importante ser honesto al extremo. Decir: ‘Puedo operarte, pero probablemente no va a funcionar’.

Durante el evento en Guayaquil uno de los asistentes preguntó cómo tomar decisiones en la enfermedad degenerativa de los discos o la artritis en las articulaciones de la columna. “La respuesta es que si no hay inestabilidad o estenosis o una compresión significativa en los nervios, no recomendaría una cirugía, porque aun si esta se realiza sin complicaciones y parece un éxito, no va a causar una mejora en el paciente”, establece Kim. “Y cuando operamos, debemos tener una buena dosis de seguridad de que después de la cirugía esa persona va a estar mejor. Esa es la filosofía que necesitamos”.

Y si no se puede operar, hay otras opciones no quirúrgicas por considerar, como las ablaciones por radiofrecuencia, las inyecciones, la terapia física dirigida, la acupuntura o la quiropraxia y la medicina antinflamatoria.

Con el propósito de educar a la comunidad de cirujanos de columna, Kim ha escrito un manual de cirugía de columna cervical (The Riew-Kim Manual for Cervical Spine Surgery), en coautoría con el doctor K. Daniel Riew, que se publicará en 2023 y se puede preordenar en Amazon.

“Tratamos de explicar la operación paso a paso, para que se puedan replicar los resultados que hemos tenido; cada capítulo cubre un tipo de operación. Otros expertos también nos han provisto sus tips y trucos de cirugía; cada cual tiene métodos que difieren ligeramente”. (I)