La llegada de una mascota al hogar puede significar mucha felicidad para la familia, más aún si hay niños que desean la compañía de un pequeño animal. No por eso hay que olvidar la gran responsabilidad que conlleva adquirir una mascota.

La veterinaria Glenda Sánchez explica que en el caso de las mascotas más comunes, como los perros y gatos, la familia debe tener en cuenta que el compromiso con el animal es de 10 a 15 años, por lo que debe ser una decisión tomada a conciencia.

Por eso, antes de adquirir la mascota, Sánchez recomienda considerar al tipo de animal con el que se va a convivir. “Un perro no necesita lo mismo que un gato, en cuanto a espacio, ni desgaste físico. Así como un perrito abuelo no necesitará los mismos requerimientos de un cachorro”, afirma. Una visita al veterinario para asesorarse previamente es ideal.

Foto: Silvia Marks

El segundo paso es asegurarse que las personas que serán responsables de su cuidado arreglen su agenda para que todas las necesidades del animal sean cubiertas. Esto sirve para que “no empiecen problemas conductuales por alguna carencia, que luego puedan desembocar, entre otras cosas en daño hacia la casa y su contenido”.

Publicidad

Además, se deben tener en cuenta las sustancias peligrosas que podrían estar al alcance del animal, ya sean plantas tóxicas o alimentos dañinos.

Las visitas al veterinario también deben ser planeadas con anticipación. Para una mascota nueva, los protocolos sanitarios incluirán vacunas, desparasitación, entre otros. “El protocolo dependerá de la edad, el tipo de vida que tenga nuestra mascota, y también los requerimientos únicos de cada individuo”, explica Sánchez, y agrega que por un control de rutina, se debe visitar al veterinario dos veces al año.

Para los niños que anhelan tener una mascota, la veterinaria asegura que “son una excelente manera de que empiecen a tener responsabilidades desde pequeños, en tareas sencillas que pueden ir, dependiendo la edad del niño, desde cepillar el pelaje, ayudar a los adultos a bañarlos, o ayudar en la limpieza de sus platos y utensilios”.

Sin embargo, Sánchez recalca que las mascotas son seres vivos y por esa razón un adulto responsable debe supervisar las interacciones de los niños con los animales.

Publicidad

Beneficios al tener una mascota

“Si se les da el espacio correcto a las mascotas, la alimentación adecuada para su etapa, se les provee de techo, servicio médico; todo eso se conjunta para tener un ejemplo sobre la formación adecuada de las mascotas; si eso lo está viendo el niño, es increíble la educación que van a tener”, opina el doctor Fausto Reyes Delgado, Director de Desarrollo Institucional, Comunicación y Educación del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, según el portal La Lista.

El doctor Reyes explica que la adopción de un animal es siempre la mejor opción, pero no por eso las mascotas requieren de menos cuidados.

“Ambos, tanto el animalito que se ha rescatado como aquel que se ha comprado de algún criadero sin ningún tipo de control sanitario pueden llegar a nuestras manos con alguna patología previa. De ahí, el cuidado en casa y protocolos veterinarios a seguir son los mismos”, asegura la veterinaria Sánchez.

“Recordemos que ellos son como “niños eternos”, y como tales, necesitarán siempre nuestra guía y cuidados”, concluye la experta. (I)

Imagen: Pexels.