Uno de los mayores retos para las personas, especialmente las introvertidas, consiste en transmitir ideas en público sin sentir pánico o falta de confianza. Esta es una de las habilidades más importantes en el ámbito laboral, así lo recoge un estudio elaborado por Udemy for Business, que indica que la demanda de cursos relacionados con la comunicación empresarial se incrementó un 1.585% el año pasado.

Diez pasos para enseñar a los hijos a hablar en público

Leo Piccioli, experto en oratoria e instructor en Udemy for Business, recoge ciertos consejos que hay que seguir para poder mejorar nuestras técnicas de comunicación, puesto que —asegura— hablar en público es una actividad que requiere práctica y entrenamiento. “Los empleadores ahora reconocen que las habilidades sociales ayudarán a los empleados a prosperar en el futuro”, reza el artículo.

El primer paso del experto es elegir un lugar confortable para practicar. Una sugerencia válida de Piccioli es iniciar este ejercicio con cosas sencillas, por ejemplo, contar una historia o una anécdota en esos entornos “seguros”, ya sea a la hora del almuerzo o entre amigos. Eso nos va a ayudar a encontrar nuestra propia voz, a descubrir los matices que nos hacen más potentes y nos dan más herramientas.

Esta técnica es conocida como storytelling.

Publicidad

El segundo paso es planificar las prácticas e introducir modificaciones. Es decir, autoanalízate, critica, corrige y vuelve a empezar.

Este consejo es avalado también por otro experto: John Bowe, quien ha publicado una serie de recomendaciones en la revista Aeon para mejorar tu discurso.

“Memoriza tu introducción y tu conclusión”, aconseja. “Modifica lo que vas a decir en tus ensayos”, añade. “Interioriza bien tus gestos y el tono de tu voz, ya que transmitirán matices y actitudes adicionales a tu discurso”.

Como tercer punto está ampliar los entornos y ambientes. Este paso se refiere a no limitarnos y ampliar nuestras opciones de lugares y abandonar ese espacio seguro que tuvimos inicialmente. Según la publicación de Piccioli, en este paso, deberemos identificar lugares de bajo riesgo, reuniones sociales más amplias o espacios donde apenas nos conozcan.

Finalmente, debes crear empatía con tu audiencia, ya que te debes a tus oyentes. Por ello es importante conocer a tu público y así modificar tu discurso de ser necesario.

Bowe señala que, antes de preparar una exposición, lo más importante es llevarla preparada. Para ello, debes responder a una serie de preguntas básicas: ¿quién estará escuchando?, ¿cuántas personas habrá?, ¿qué edad tienen?, ¿qué saben sobre ti y sobre el tema que vas a exponer?, ¿por qué lo hacen? (I)