Una breve consulta nos permitió tener acceso a una de las listas más preciadas para algunos lectores y promotores de lectura: sus recomendaciones para leer cuando se tiene hasta 12 años, o tal vez un poco más.

Es una selección de libros ilustrados, cuentos y novelas, con el poder de capturar la atención de lectores de todos los gustos. Algunos son clásicos que probablemente están en casa, sin que la nueva generación los haya tocado.

Otras son publicaciones recientes, pero con la calidad de los clásicos, circulan entre hermanos y compañeros de clase.

  • La increíble historia de Lavinia (Anaya, 2013, para lectores de 6 a 11 años), de Bianca Pitzorno. Es una adaptación moderna del cuento La pequeña cerillera. “Entre risas y con mucho humor aprendemos a valorarnos como somos”, dice Clara González, directora del grupo de teatro y cuentos Afterperdices (en YouTube).
  • Los enanos de Mantua (Gianni Rodari, Editorial SM, 2002) es la elección de Rosa Pogo, del programa de promoción de lectura Sueños de Papel, de la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas, Los enanos viven inconformes con su destino en un palacio de Mantua, pues su trabajo es divertir a un duque cruel que los maltrata. Ellos deciden escapar y buscar por todos los medios hacerse altos y fuertes.
  • El estilo de la escritora e ilustradora japonesa Keiko Kasza es muy reconocible. Pogo resalta de su obra Los secretos del abuelo sapo (Norma, 1998), en que un sapito que teme a los peligros del mundo recibe de su abuelo secretos especiales para una larga vida.
  • Uno más para los lectores intermedios: El oso que no lo era (Loqueleo, 2016), de Frank Tashlin. Un oso se encuentra de repente en medio de una ciudad industrial, donde se le dice que para vivir, debe trabajar en una fábrica, como todo el mundo. ¡Pero soy un oso!, replica. A nadie parece importarle, y se convierte en un obrero más.
  • Algo así de extraño le sucede a El hombre luna (Loqueleo, 2018), de Tomi Ungerer. Él baja a la Tierra para conocer a los hombres y divertirse junto con ellos. Pero a ellos no les hace gracia ese hombrecito extraño, ¡no es de los nuestros!
  • La promotora de lectura Catherine Olmedo, recomienda Las brujas (Loqueleo, 2016), de Roald Dahl, para chicos que ya tienen un poco más de experiencia con la lectura. En todos los países existen sociedades secretas de brujas que odian a los niños y, bajo las órdenes de la Gran Bruja, preparan un plan contra ellos: convertirlos en ratones mediante una poción escondida en una irresistible golosina. Pero una abuela cazadora de brujas y su nieto están listos para descubrirlas y derrotarlas.
  • También está un título divertido, El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre (Roca Juvenil, 2014), de Neil Gaiman. Un padre sale a comprar la leche y se demora una eternidad en volver, según sus hijos, que lo esperan enojados, seguros de que se distrajo en el camino. ¡Pero no es así!, dice el padre. Lo que sucede es que... lo secuestraron unos alienígenas. Sí, claro.
  • Katherine Medina, quien conduce un club virtual de lectura, propone Kafka y la muñeca viajera (Siruela, 2007). Jordi Sierra i Fabra nos cuenta este episodio de la vida del autor Frank Kafka. En el último año de su vida, encontró en el parque a una niña que lloraba porque había perdido su muñeca. Para consolarla, se inventó que la muñeca se había ido a dar la vuelta al mundo, y que él, cartero de muñecas, tenía una carta para la niña, que le entregaría al día siguiente. Y por tres semanas se dedicó a cumplir su palabra.
  • Medina también recomienda El jinete del dragón (Siruela, 2002), de Cornelia Funke, que continúa con La pluma del grifo (a mucha insistencia de los fans, en 2017). Funke es famosa por sus series El mundo de tinta y El mundo del espejo. Su libro más reciente es El laberinto del fauno, basado en la película de Guillermo del Toro (a petición del director).
  • ¿Sus chicos están creciendo, son lectores voraces y quieren algo más emocionante? El mensajero de Agartha (Planeta) es una saga latinoamericana que lleva una decena de números, escrita por el colombiano Mario Mendoza desde apenas 2015. Empieza con los zombis y explora una serie de relatos y criaturas fantásticas que han calado mucho entre los preadolescentes, dice Ángela Arévalo Durán, docente e investigadora.