Ciertamente, cada lanzamiento que hace Balenciaga está en boca de todos y no necesariamente porque todos quieren una pieza de esta casa de moda; sino por sus diseños aparentemente tan cotidianos o simples, pero estilizados en looks de alta gama y cotizados en cientos o miles de dólares.

Hace poco, la firma de lujo española presentó en su sitio web sus propuestas para la temporada primavera verano 204 (es decir, la primera mitad del próximo año). Y en entre esas prendas llamó la atención una peculiar pieza inferior en su colección unisex: se trata de un diseño de falda producida con un textil idéntico al de una toalla de baño, que incluye un cinturón ajustable, botones, el motivo de Balenciaga como extras adicionales.

En otras palabras, es como una toalla envuelta en la cintura. El precio de este suntuoso ítem: $ 925.

Publicidad

La famosa falda toalla unisex de Balenciaga. Es confeccionada en algodón y contiene un cinturón interior para ajustarse. Foto: Captura de pantalla

Balenciaga ofrece disculpas por una campaña con niños y accesorios sadomasoquistas

Tras viralizarse este diseño en las redes sociales, la tienda de muebles y decoración Ikea decidió sumarse a la conversación con una contrapropuesta sumamente más económica y que parece cuestionar la prenda en sí.

En una de sus campañas para los últimos meses del año, la sede de Ikea en Reino Unido presentó su versión de la towel skirt (falda toalla), que no es más que una sencilla toalla de baño que estilaron idénticamente que el modelo de Balenciaga. Es decir, un caballero luciendo un buzo negro con capucha y pantalón kaki sobre el cual se dispuso la polémica falda. Y complementado con gafas oscuras. La diferencia entre ambos productos largamente es el precio: la falda de Ikea se posiciona en 16 libras ($ 20). En otras palabras, es $ 900 más barata que la original.

La falda toalla de Ikea se vende en $20 dólares. Foto: Captura de pantalla

¡El último grito de la moda! Balenciaga vende zapatos deportivos ‘destruidos’ a $1.850 el par

En los últimos años, Balenciaga se ha acostumbrado a lanzar productos disruptivos que parecen comunes, pero con precios extraordinarios, incluida una bolsa de basura de cuero por $ 1.800 y zapatillas de deporte “predestruidas”. (E)