La consigna era crear vestidos y accesorios en los tonos preferidos del fallecido diseñador Manuel Wolf, cuyo deceso se registró el 25 de julio del presente año a causa de un paro cardiaco.

El rosa y el blanco, los colores que protagonizaron el grueso de las creaciones del también productor de moda, ahora iluminan el auditorio principal del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC), gracias a los diseños de los creativos Yolanda Bravo, Carlos Mera, Julio Asang, Dayana Ueki, Patricia Klein, Augusto Celi, Guisella de Chávez, Abel Lara, Nardy Carrión, Lura Bo, Iwa Lee, María del Mar Proaño, Catalina Salcedo, Esther Marín, Silvia Peña, Vivian Tetamanti y Luis Tippán, que reunieron sus creaciones a modo de homenaje al difunto diseñador, para quienes no solo fue su colega y mentor, sino también su amigo.

El jueves 7 de octubre fue la inauguración de esta muestra, que contó con la conducción de la reconocida presentadora Mariela Viteri como maestra de ceremonias y con un interludio musical muy emotivo, con acordes de saxofón y violín. “¡Aquí estamos por ti, Manuel!”, expresó la comunicadora cuando subió a una tarima dispuesta para estas intervenciones. Allí incluso se develó un retrato en óleo de Wolf, ejecutado por el diseñador gráfico y artista visual Cristianco.

Desde la entrada al salón ya sobresale el femenino pastel, en un gran afiche que anuncia a los visitantes del Malecón 2000 el contenido de la exhibición. Adentro se aprecian los diseños de los participantes de este homenaje, resaltándose cada propuesta en la línea de cada autor. Se trata de vestidos de gala y fantasía, como los que se lucen en reinados y certámenes de belleza.

Por ejemplo, un pomposo vestido de múltiples capas de tul, con torso strapless y cinturón bordado con pedrería, es la ofrenda de Marín. Villamar se decantó por un atuendo semitransparente, pero enteramente bordado con perlas de diferentes tamaños y matices, complementado con rhinestones. Klein contribuye al evento con un vestido de escote halter cruzado, decorado con flores de tela en la cintura. Todos ellos escogieron el rosa para estas creaciones, junto con Celi, Lee, Lara, Ueki, Burgos.

El blanco, en cambio, fue el color de Asang, Tipán, Proaño, Carrión, Bravo, Peña, Wiesner y Bo para sus tributos. Asang se destacó con un vestido de silueta tipo sirena, con falda de vuelos en capas. En tanto que Tipán, quien asimismo asistió a la celebración con un traje de tres piezas en este tono, participa con un vestido de mangas largas translúcido combinado con encaje.

Por su parte, Mera, quien además preside la Sociedad de Autores de Diseño y Creadores de Moda del Ecuador (Sadycme), a cargo de esta conmemoración, acompaña a sus colegas con un vestido luminoso y diáfano bordado con cristales, desde el escote hasta el ras de la falda.

Mera aprovechó este encuentro para entregar un diploma de agradecimiento a Mariela García Caputti, directora de cultura regional y quien dio la bienvenida al evento; y a Gisella Dáger Rodríguez, prima hermana del diseñador, con quien convivió sus últimos cinco meses de existencia, en Quito.

Igualmente, una breve retrospectiva de la trayectoria del diseñador y productor de moda se relata en una instalación que armó un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico Superior Eurodiseño. Está construida con paneles que incluyen fotografías de Wolf en distintos eventos y retratos suyos, todos sobre un fondo rosa, el color que impera en este homenaje, abierto al público en general durante una semana desde su apertura, en honor a las fiestas de independencia de octubre y, por supuesto, al legado de Manuel, que se convirtió en una inspiración para todos quienes aún lo siguen admirando.