Se respira el ambiente festivo, la llegada del Black Friday es el puntapié a una amplia temporada de compras frenéticas, que nos llevan a un consumo poco racional, en muchos casos. ¿Cómo lograr el equilibrio entre lo que necesitamos y lo que solo queremos poseer?

La información es poder

Para evitar caer en la trampa de las liquidaciones (porque los precios que se muestran no siempre son reales), primero habría que armar una lista de las artículos que han venido llamando nuestra atención durante los últimos meses, pero que no nos animábamos a adquirir hasta ahora.

Una vez creada dicha lista, podemos averiguar su disponibilidad y precio en distintas tiendas. Esto aplica sobre todo para compras de moda y belleza, pero también tecnología, ya que son los más buscados en esta época de fiestas.

Tener esa noción de los distintos precios u ofertas nos dará una perspectiva de dónde podremos comprarlo con mayores beneficios de ahorro.

Publicidad

Mejor básicos que tendencias (o elija bien)

En época de rebajas es normal prestar atención a las novedades del momento, pero más estratégico sería aprovechar invertir en prendas y accesorios que siempre necesitamos y que suelen tener un valor alto. Pues bien, que las rebajas sirvan para empujarnos a invertir en ese “básico” de lujo o de buena calidad que siempre postergamos y que nos servirá por mucho tiempo al tenerlo en nuestro armario.

Una chaqueta denim o de cuero de buena calidad es un básico del guardarropa.

Otra sugerencia válida para no caer en la tentación de los precios superbajos es revisar previamente y de forma consciente las prendas en nuestro clóset y hacer un inventario de lo que en realidad nos urge, y así evitar caer en la trampa de obtener solo lo que nos gusta para estrenar en cierta ocasión y quizás luego desechar.

Los vestidos a rayas suelen lucir atemporales y podrá usarlos en distintas ocasiones.

Si vamos hacia las tendencias, es común elegir colores como verde, rojo, dorado, blanco y, claro, los brillos en vestidos y accesorios.

Es buen momento para aprovechar esos gustos, puesto que según el dictado en las capitales de la moda, los tonos verde esmeralda o rojo carmesí están entre los más propuestos. Así que si le agrada elegir esos tonos en sus atuendos, podrá emplearlos en fiestas y el resto de la temporada.

Publicidad

En cuanto a brillos, ya que cada diciembre se los tiene en cuenta para las noches de fiestas, no estaría mal invertir en alguna prenda (si es de su estilo moderno o sexi) o llevarlo en accesorios como carteras, aprovechando la tendencia de las minibags o en sandalias con tirantes, muy al estilo de la década del noventa.

Seleccionar previamente los estilos que está buscando, le permitirá enfocarse y cotizar el precio más conveniente.

Aliada con redes sociales

Crear con anticipación un tablero en redes sociales como Instagram o Pinterest con nuestros favoritos es una excelente idea para tener visto lo que queremos en estas fiestas. Esta estrategia incluso nos facilita guardar los links de las tiendas, información de las prendas y los precios de estas.

Con estos consejos el gasto podría hacerse de forma más estratégica e inteligente, priorizando la calidad y atemporalidad en nuestro armario.