Tengo 9 años de casada, tengo 25 años de edad y 3 hijos pequeños. Mi esposo me llamó y la llamada quedó abierta y él no se dio cuenta... Estaba con unos amigos, se puso a hablar con ellos de todas las mujeres que ha tenido. Fue terrible todo lo que dijo. No sé qué clase de hombre es. ¿Tiene doble personalidad? Lo llamé, le dije que lo odio, ahora solo quiero el divorcio. Él dice que era para apantallar con los amigos. No puedo perdonarlo, pero tengo pena por mis hijos. Soy casada por la iglesia. Él me quiere quitar a mis hijos por abandono de hogar. ¿Qué puedo hacer?

Anónima,

Guayaquil

Estimada lectora, he leído con detalle su consulta, debo acotar lo siguiente: La posibilidad de que su esposo esté diciendo la verdad no quita el daño emocional que la información escuchada le ha generado en su confianza y certeza que aparentemente ha tenido sobre su compromiso matrimonial.

Publicidad

Usted plantea tres variables de preocupación. Primera, su familia —”tengo 3 hijos pequeños”— (rol materno). Segunda —”soy casada por la Iglesia”— (rol religioso y su compromiso para toda la vida). Tercera, su compromiso afectivo y sentimental —”no sé qué clase de hombre es, ¿tiene doble personalidad?”— (rol de esposa, mujer herida y traicionada).

A nivel materno filial, es comprensible que se preocupe, sin embargo, solo su tranquilidad emocional permitirá que pueda ejercer su rol materno eficientemente.

En relación con el peso que le genera su compromiso de su matrimonio eclesiástico, es un tema prioritario a reflexionar, pues no se puede vivir con una cruz que solo usted lleve sobre el hombro.

Por tanto, debe primero centrarse en la tercera variable, su rol de mujer y de esposa traicionada y atravesada por la supuesta infidelidad que su esposo necesita denostar como un logro machista, por ende también se relaciona con su claridad y transparencia de análisis objetivo a nivel psicoemocional.

Mi sugerencia es que busque un proceso de mediación terapéutica a nivel de pareja a fin de optimizar pautas comunicacionales que profundicen en las raíces del conflicto de una potencial infidelidad, antes de tomar decisiones radicales desde el dolor y la confusión, para que a futuro cualquier decisión que ambos tomen sea consensuada a través de un profundo nivel de introspección psicoemocional, dentro de un proceso terapéutico sostenido.

Liliam Cubillos Andrade, psicóloga clínica, MG.

Telf.: 099-986-1130.

Instagram: @lcubillospsicologa