Dormir cerca de la estufa. Trabajar junto a un cómodo sofá. Los monoambientes son acogedores, pero también un desafío para el día a día. Sobre todo en la actualidad, cuando muchas personas siguen trabajando desde sus casas por la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, los monoambientes siguen siendo demandados al igual que antes, y la tendencia va en aumento. Esto se debe a que en algunas ciudades los precios de los alquileres no paran de aumentar y las grandes viviendas son inaccesibles. La diseñadora de interiores Eva-Maria Wüscht opina que cada vez más personas se deciden por un estilo de vida y de vivienda reducido y adaptado a las necesidades individuales. Por eso mismo, las viviendas pequeñas son tendencia. ¿Y cómo se vive en un espacio pequeño? Los muebles multifuncionales que permiten ahorrar espacio no son la única solución al problema de los monoambientes.

Antes que convertir la vivienda en un cubo mágico en el que deben encajar todas las partes, lo mejor es planificar con detalle. Un ejemplo: los sofás cama son una solución práctica para usar la superficie de forma efectiva, ya que permiten sentarse a leer y recibir amigos, pero también dormir. Pero Wünscht advierte que para muchas personas es una molestia armar y desarmar la cama todas las noches y mañanas. Por eso, si la idea es recibir invitados seguido, es más conveniente hacerse de una mesa o un sillón más grande.

Por otra parte, quien necesite trabajar actualmente y en el futuro mucho en casa, debería tener en claro cuánta superficie necesita para estar contento a la larga con su espacio de trabajo. Y es que en un monoambiente, todo debe ser reducido al mínimo y adaptado al espacio.

Publicidad

Una estantería con escritorio integrado es una opción para homeoffice que ahorra espacio en un monoambiente. Foto: Hülsta/VDM/DPA. Foto: El Universo

Por más que el día a día transcurra siempre en el mismo cuarto, es posible crear distintos ambientes y delimitarlos. Para esto sirven los biombos, las cortinas o los estantes. La experta en vivienda recomienda especialmente los estantes amplios, aunque no demasiado aparatosos, para separar ambientes y, de paso, guardar cosas. Por otra parte, las plataformas, alfombras o los diferentes colores de diseño ayudan a crear islas visuales dentro del ambiente.

Si la habitación es lo suficientemente alta, las camas elevadas son también una opción. El espacio que queda debajo puede utilizarse como estación de trabajo, zona de estar o ser ocupado con estantes.

Luz y almacenamiento

La iluminación también debería adaptarse a las áreas: mientras para la cocina y el lugar de trabajo es adecuada una luz clara y fría, la analista de tendencias alemana Gabriela Kaiser aconseja crear un ambiente acogedor con luz cálida para la zona de estar.

Por otra parte, las lámparas regulables o los apliques móviles proporcionan flexibilidad. También es importante contar con espacio de almacenamiento en todas las viviendas. “Por más que se tenga un estilo de vida minimalista, uno suele juntar varias cosas”, dice Wüscht.

Publicidad

Las camas empotradas en la pared como un armario, que se bajan por la noche, son una solución para la escasez de espacio en un monoambiente. Foto: Hülsta/VDM/DPA. Foto: El Universo

Los espacios de almacenamiento cerrados permiten que el ambiente se vea más ordenado. De acuerdo con la diseñadora de interiores, para esto son ideales los espacios de guardado bajo la cama. De hecho hay muchas camas que vienen con cajones para guardar cosas. Los muebles multifuncionales siempre son buenos, siempre y cuando se los use como los pensó el diseñador. Es decir, un sofá cama no tiene sentido si va a estar todo el día abierto como si fuera una cama. Una alternativa pueden ser las camas que simulan ser un armario, empotradas a la pared, y que se bajan por la noche.

Desde hace un tiempo vuelve a ser posible encontrarlas en el mercado después de un tiempo en el que habían desaparecido. Su ventaja es, además, que suelen ser muy fáciles de bajar y volver a subir.

Una idea sencilla, pero muy valiosa en un monoambiente: una mesa ampliable. Foto: Hülsta/VDM/DPA. Foto: El Universo

Otro mueble importante y versátil es, por supuesto, la mesa. Algunos modelos no solo son flexibles y se pueden plegar o ampliar, sino que también pueden servir como escritorio, de acuerdo con Christine Scharrenbroch, de la Asociación de la Industria Alemana del Mueble. Otra alternativa son los secreter o escritorios plegables, así como las estanterías con placas de escritorio integradas. Algunos pequeños muebles también ofrecen múltiples aplicaciones. Tal es el caso de los posapiés con espacio de guardado que pueden transformarse en mesitas ratonas al poner una tabla encima.

Colores claros

Kaiser también recomienda los muebles a medida para aprovechar lo máximo el espacio, tanto hacia lo alto como hacia los costados. “Como se trata de muebles que van asumiendo distintos roles a lo largo del día, es importante que sean de buena calidad”, indicó. De todas formas, sigue siendo un desafío hacer espacio suficiente de guardado y que el lugar se siga viendo acogedor.

Por eso, Scharrenbroch recomienda no llenar demasiado los estantes y elegir colores claros y de un tono similar a la hora de armar el interior de un monoambiente. Para la decoración, la especialista afirma que también optaría por tonos claros, como blanco y beige, para que el ambiente brinde una sensación de calma. Por otra parte, los espejos pueden ayudar a que el ambiente se vea más grande. (F)