Infinity fue una famosa discoteca durante los años 70 y 80, se encontraba ubicada en el sector de Urdesa, su propietario Andrés Chiriboga, se encargó de popularizar el sitio con equipos de alta calidad, canciones que se encontraban en el Billboard y la visita de varios artistas internacionales.

Sus hijos, Andrés Francisco y Andrés Marcelo, han continuado con la esencia de Infinity y otros negocios de su padre, en Miami, donde están establecidos desde hace varios años. Ambos son dueños de Santé, un bar, cuyo nombre es el equivalente en francés a “salud” al momento de brindar. Además, ese también era el nombre que portaba un antiguo negocio de los Chiriboga en Guayaquil.

Santé surge porque siempre tuvimos ese gusto por hacer fiestas y reuniones en casa, entonces pensamos que debíamos abrir un bar”, comenta Andrés Marcelo Chiriboga.

El bar se encuentra ubicado frente al Dolphin Mall, uno de los más reconocidos centros comerciales del sector Doral, en Miami. Este abrió sus puertas en junio de 2019. Sin embargo, estuvo cerrado durante siete meses debido a la pandemia del covid-19.

Publicidad

“El concepto inicial era una bar donde los clientes puedan venir a conversar y tomar. Lo que sucedió fue que cuando abrimos nos dimos cuenta que las personas también querían bailar, entonces se convirtió en algo más parecido a alguna de las discotecas que tenía mi papá en Ecuador, en pequeña escala, pero contamos con DJ, luces y todo lo relacionado a una discoteca”, agrega Andrés Marcelo Chiriboga.

Santé cuenta con una variedad de platos, pero su especialidad son los tequeños y lo sliders, una pequeñas hamburguesas con ingredientes y salsas de la casa. Además, no solo cuenta con los clásicos cócteles como margaritas y mojitos, sino algunos propios del sitio.

El coctel de la casa

El Capitán es un cóctel creado por Andrés Francisco, lleva gin como ingrediente principal, pepino, hierbaluisa, jugo de limón, jarabe de azúcar y agua mineral. Su nombre se lo dieron en homenaje a su abuelo quien era capitán de la Marina Mercante Nacional, y un declarado amante del gin.

El Capitán. Foto de cortesía.

“Tenemos clientes, en su mayoría latinos, pero de diferentes nacionalidades. Eso se debe a que integramos música de todo tipo, rock latino, pop latino, música en inglés, muy poco reggaetón porque no es nuestro fuerte, y no es el camino que le queremos dar al bar, pero procuramos complacer a todo el mundo”, indica Andrés Francisco Chiriboga.

El bar no solo ha logrado entretener a sus clientes, también ha sido un sitio de reencuentro para viejos amigos, en especial para los ecuatorianos que frecuentan el sitio y residen en Miami. “Al ser la vida muy ajetreada aquí, no siempre hay la oportunidad de verse”, revela Andrés Marcelo Chiriboga.

Memorias de Infinity

“Cuando éramos pequeños mi papá no nos dejaba ir a la discoteca. Sin embargo, atrás de Infinity estaba Recuerdos, que era una discoteca con música latina, pero tenía un restaurante, entonces cada que íbamos a comer, tratábamos de ver lo que sucedía en Infinity, pero siempre nos regresaban. Nunca pudimos estar ahí hasta que cumplimos los 18 años”, comenta Andrés Francisco Chiriboga.

Sin embargo, a pesar de poder disfrutar de las noches en la discoteca, ambos iban a grabar a cassettes en la cabina del sitio. Además, tuvieron la oportunidad de conocer a los diferentes cantantes de renombre que se presentaron en Infinity. Entre ellos, José José, Camilo Sesto, María Conchita Alonso, Soda Stereo, Gloria Gaynor, entre otros.

Andrés Francisco comenzó a trabajar en la discoteca luego de graudarse. Al cumplir la mayoría de edad, ambos frecuentaban la discoteca. “Iba a Infinity y Recuerdos con mis amigos, era el lugar más popular de Guayaquil sin duda, al menos en los 80″, comenta Andrés Marcelo.

Por el momento, los hermanos Chiriboga solo están muy enfocados en continuar con el servicio que han ofrecido hasta el momento en Santé. Un espacio latino con música y apertura para el reencuentro entre amigos y familiares; además para recordar con nostalgia las noches de música disco, de la época de Infinity, al calor guayaquileño. (E)