Tiene 44 años y más de 18 de ellos trabajando frente a la pantalla de Ecuavisa. Henry Bustamante es un comunicador que desde antes de formarse profesionalmente en esta área tenía claros sus objetivos. Sus raíces las tiene bien marcadas. Jamás ha negado su origen humilde y siente orgullo de ser parte de una familia que ha salido adelante por mano propia. Presentador del matinal En contacto, donde se ha perfilado como uno de los anchors más queridos del grupo, y el que más tiempo se ha mantenido en esta franja horaria, a través de los diferentes grupos que han estado frente a cámaras, Bustamante se confiesa sencillo, sin poses.

A nuestra cita para esta entrevista llegó después de presentar el programa, con los cambios de vestuario para la producción y abierto a nuestras preguntas.

Publicidad

¿Por qué decidió mantener en reserva su rol como padre, a diferencia de sus compañeros de espacio?

La verdad no fue una decisión de que quiero tenerlo oculto o lejos de la pantalla. A medida que el programa fue evolucionando, se lo fue incluyendo.

¿Para muchos televidentes fue sorpresa el momento en que apareció con su hijo en pantalla?

Yo creo que la gente que no me conoce al ciento por ciento, pero quienes me han seguido desde siempre en las redes sociales, si tú ves, yo sí, antes lo compartía mucho más, cuando era mucho más pequeño y todo, pero a medida que ha ido creciendo tengo que preguntarle si desea aparecer y está en la etapa en la que no quiere fotos, no quiere saber nada de televisión, lo hace en casos excepcionales, pero en mí, ahora incluso, si tuviera la decisión, no compartiera nada de mi familia en general, porque me da muchísimo temor.

Publicidad

‘Nos separamos una época, ocho meses que fueron terribles para mí’: Juanes se sincera sobre la crisis que atravesó su matrimonio y habla de su ‘vida cotidiana’ como esposo, padre y músico

En el programa, para su cumpleaños, hicieron un recorrido exhaustivo por su natal Vinces, ¿le incomoda la exposición de su familia en los medios?

Me da terror, yo era de las personas que contestaba cualquier teléfono desconocido, pero ahora, con todo lo que está ocurriendo, lo que yo como periodista cubro, conozco y veo, ya no hace falta que tengas dinero o cualquier fortuna. Ya cualquier persona es sujeto de extorsión, de secuestro. Yo soy del campo, en mi campo ya se escucha la extorsión. Entonces, mi mamá es una mujer que va y viene, mis hermanos de una manera libre, entonces exponerlos me da mucho temor porque la gente puede pensar que yo, que hago televisión, tengo dinero y soy millonario y no es así.

El tema familiar, el núcleo familiar, si antes prefería no exponerlo ahora mucho más, pero por la naturaleza del programa entiendo incluso que hacemos campañas y trabajamos para un público netamente familiar, entonces debo entender y lo tengo superclaro que yo debo exponer el mío, mi núcleo, quién soy yo y a mí me agrada mucho ese contacto con el público, me agrada que la gente conozca todo de mí.

Dice que viene del campo, que conozcan su autenticidad, ¿cómo se describe para su público?

Como un ser humano común y corriente, que viene del campo, que ha batallado, no tiene que victimizarse ni nada parecido, pero a mí me gusta que la gente sepa que si yo lo logré, no porque soy un superhéroe sino porque yo me enfoqué, tuve un objetivo, persistí. Yo soy superimpaciente, sin embargo, para llegar a donde estoy tuve que ser extremadamente paciente y me gusta que conozcan mi proceso, porque como yo, hay muchos. Atrás hay un montón de gente, de jóvenes, de bachilleres, y muchos de ellos se quedan en el campo, se quedan en su entorno, se quedan en su casa porque no tienen una palanca o porque no les llega, quizás, el trabajo adecuado o soñado a las puertas de su casa.

Pero Henry no tuvo palanca.

Por eso, eso no va a pasar, entonces yo quiero crear conciencias y decirles: no importa de dónde vengas, yo lo logré y soy como tú. Yo no tenía un centavo, yo tenía y tengo padres humildes, sencillos, que no me pagaron la universidad, que incluso no tenían para frentear económicamente los gastos de la secundaria. Yo trabajo desde los 12-13 años, pero yo tuve la decisión, tuve la madurez de a mis 13 o 14 años buscar trabajo en una panadería y de esa manera pagar mis estudios secundarios.

‘Yo me sentía en ese canal (TC) como la mamá de la casa’, dice la periodista Rocío Cedeño; estos son sus planes de jubilación

Si lo que bien se aprende no se olvida, Henry aún sabe preparar pan.

A mí me encanta cocinar, ahora trabajamos de diferentes maneras, ya no tanto en una tarima, a mí me encanta mucho, antes pasaba ocupado todos los fines de semana, gracias a Dios, pero ahora ya no. Ahora trabajo con mi teléfono, con las redes sociales y tengo más tiempo para estar en mi casa, entonces se han abierto estos espacios profesionales en el mundo digital y tengo tiempo para estar en mi casa y poder cocinar, el último plato que hice fue un seco de costilla. Me quedó espectacular y no porque yo lo hiciera sino que tenía mis invitados especiales y lo hice con amor. Cuando tú haces con amor algo, y aplica en todos los aspectos de la vida, ahí vas a dejar impregnado todo ese amor.

Adrián, su hijo, es fruto del amor de sus padres.

Adrián es fruto de un amor bastante especial, inimaginable.

¿Cómo conoció a la mamá de su hijo?

La mamá de Adrián es Mayra Jiménez, ella es ecuatoriana, estudiamos juntos en el ITV. Con ella hay una historia maravillosa porque en esa época yo nunca tenía dinero. Nunca tenía plata, ni un centavo y siempre ella me invitaba a comer, siempre ella, como decía en esa época, me mataba el hambre.

Diana León Renella: la reina de su familia que lleva a Guayaquil y el periodismo en su corazón

¿Fue un amor que se dio poco a poco?

Exactamente, de allí, entrelazando diferentes gestos maravillosos, bonitos, en esa época para mí fue muy importante. Yo tenía 15 años menos que ahora (44 años). Empezó así, de ahí comenzamos a compartir más tiempo, me quedaba mucho en su casa porque su mamá vivía en el extranjero y ella se quedaba sola acá en Guayaquil, entonces yo también vivía solo aquí y empezamos a compartir y casi que a convivir.

¿Cuándo dejaron de ser amigos, se volvieron pareja y llegó Adrián?

Adrián llegó en un momento en el que no lo esperaba. La verdad es una historia maravillosa porque a mí me gustan mucho los niños, me encantan y cuando llegó, yo lo considero como un milagro, fue ese niño que tuve en mis brazos desde el primer momento y desde entonces ni siquiera con la mamá es tan especial como conmigo. Me hablas de él y yo recuerdo esas madrugadas en las que me quedaba dándole la teta, cambiándole el pañal, yo realmente disfruté mucho.

Siempre fuimos más amigos, y con Adrián, incluso se puede decir, dejamos de ser esos amigos compinches que de pronto compartían cosas y nos volvimos padres. Hubo ese quiebre, que hoy lo siento y tenemos una bonita relación y te soy honesto, yo no tengo ni la más mínima idea de con quién está ella sentimentalmente ni ella sabe de mí. Antes hablábamos más al respecto, pero somos muy buenos padres.

¿Se daría la oportunidad de tener un segundo hijo?

No lo creo, pero si me preguntas y dependiera de mí, no creo.

¿Actualmente está enamorado?

No estoy enamorado.

¿Pero lo pensó?

¿No, sabes qué?, a mi edad, no sé qué pase con los seres humanos, pero en mi caso no sé si sea amor, pero yo si estoy con una persona busco algo más maduro. No soy de los que cela.

Los ‘40′ de Gaby Díaz: de regreso a clases, con pódcast propio y el sueño de un programa de entrevistas

¿Qué busca en una pareja?

Yo busco tranquilidad, yo busco que esa persona también comparta conmigo lo que ahora, para mí, es valioso que es tener seguridad, que es estar un sábado o cualquier día de la semana no en una discoteca sino en mi casa, o viajando o compartiendo. Quizás porque yo trabajo mucho con el público, que lo disfruto, cuando estoy lejos de mi trabajo opto por retraerme, por estar conmigo y mi familia. Disfruto mucho de esto. Y yo busco ser recíproco.

¿Ahora tiene una relación?

No estoy en una relación

¿Conociendo a alguien?

Estoy conociendo a alguien, pero sin ninguna expectativa, no sé si sea malo eso, pero estoy feliz con lo que tengo, me dejo llevar muchas veces, pero hoy por hoy he descubierto que para ser feliz no tengo que estar en una relación sentimental.

¿Quiere decir que es de relaciones abiertas?

No, no soy de relaciones abiertas, tranquilízate (ríe a carcajadas).

Cuidado personal

Cuarenta y cuatro años bien conservados porque no tiene arrugas visibles.

Ahora me está costando bastante, créeme que trato de incluirme en ese mundo de los seres humanos, ya no hablemos de mujeres ni de hombres, sino de las personas que tenemos la obligación, mucho más yo que trabajo con mi rostro de cuidarme, y soy superhonesto: no soporto mucho eso de ponerme cremas, no soy yo, pero trato. Incluso de cuidarme físicamente, me cuesta mucho perder peso, pero trato porque entiendo que trabajo con mi cuerpo.

¿Usa fajas?

No

¿En algún momento las ha usado?

Sí, pero es terrible, por eso sé cómo son. Es admirable, de pronto las mujeres que son las que más usan, pero la faja, el maquillaje, son cosas que no van conmigo.

“Si canta espectacular, ¿cómo podría no fijarme en ella?” dice David Harutyunyan sobre Pamela Cortés

Presencia en redes sociales

En la cuenta de Instagram es común leer a Henry respondiendo a comentarios de los seguidores, ¿le molestan las críticas?, ¿cómo logra controlarse?

Te sientes a veces ofendido, el público es ofensivo o el público espera que tú no reacciones como el ser humano que eres y yo me considero un ser humano común y corriente y si tú le respondes, de pronto de alguna manera, o como lo haría esa persona, entonces perdiste la humildad, ya eres estrella, se te subieron los humos, se dice de todo, que es totalmente opuesto, a simplemente entender que yo la única diferencia que tengo con ellos es que trabajo en televisión, que estoy expuesto, pero de ahí tengo exactamente los mismos privilegios, que tengo las mismas deudas, me llaman del banco a cobrar todos los meses, me cortan la luz, y yo voy a reclamar, me pasa, me olvido.

Haciendo referencia a las tendencias de TikTok, ¿cuáles son sus momentos más humildes?

Es que yo tengo una vida extremadamente opuesta a lo que te puede ofrecer el mundo de la televisión.

¿Qué le dicen sus seguidores cuando lo conocen en persona?

Bueno, la gente normalmente me dice que en persona soy guapo (ríe a carcajadas), yo no me considero feo, pero a la gente sí le sorprende. Me ven y dicen: ¡woow! usted no ha sido gordo. La pantalla a mí parece que no me quiere mucho. Pero me ha pasado que la gente puede creer o se hace una idea de un personaje que sale en televisión, que no come arroz con huevo frito.

Si come de todo, ¿qué comía en la época en que estudiaba en la Universidad Laica? ¿Iba a los ‘agachaditos’?

Salchipapas, yo creo y sobre todo compartida con un montón de personas. Nos sentábamos en la escalerita del bar. Mis compañeros ya sabían que yo trabajaba en televisión.

Ecuavisa, su segundo hogar

Toda su trayectoria profesional, en pantalla, la ha desarrollado en Ecuavisa. Antes de subir al cerro trabajó detrás de cámaras, durante siete meses, en Canal Uno. Entonces estuvo en el equipo de producción del programa Camino a la gloria, del que surgieron estrellas deportivas como Felipao, dice.

¿Cómo entró a Ecuavisa?

Subí al cerro porque yo tenía un amigo que entró a Yo vendo unos ojos negros, Pedro Franco. Él y como doce compañeros más entraron a esa producción y obviamente le decía: oye, llévame. Y te soy superhonesto, sin desmerecer ningún medio, yo siempre quise estar en Ecuavisa.

¿A quiénes o qué veía en el canal cuando aún no era un estudiante?

Veía a Ruth del Salto, a María Cecilia Largacha, veía a Pedro Jiménez, veía antes a Rolando Panchana, Steven Macías, Bernardo Abad, veía a todos estos periodistas que me parecía espectacular el trabajo que ellos hacían como reporteros y esa era mi única meta. Cuando yo llegué a Ecuavisa llegué a tocarle la puerta a Ángel Sánchez, con mi maletita, mi calentador, un peladito así tontito y le dije: ‘quiero ser reportero, quiero ser como Ruth del Salto’. Obviamente no me pararon bola.

¿Cuánto tiempo pasó entonces para que ingresara?

Fue un proceso de dos años o tres años, que empecé como asistente de producción en esa novela, después con una producción llamada HP, que estuvo Martín Calle y Carlos Valencia, hubo dos temporadas; vino Domingo legal que estuvo Christian Norris y María Teresa Guerrero y luego vino Sharon y los especialistas que me dieron ya una cámara para hacer reportajes, que eran esporádicos, pero de ahí yo siempre estaba molestando para ser parte en esa época de Está clarito.

Es el único de sus compañeros que ha estado en todos los matinales de la última década en Ecuavisa.

Sí, desde que salió Está clarito y para nacer En contacto estuve yo. Y hoy por hoy, desde ese día uno, hasta ahora soy el único. De ahí en adelante fueron sumándose,tras pantalla y delante de la misma.

¿Cómo se ve en el futuro?

Quisiera presentar noticias.

¿Dentro o fuera del país?

Si la vida me lleva, estoy dispuesto a recomenzar, pero hoy por hoy disfruto mucho de mi país, amo a mi país y me encantaría hacer noticias en mi país, me encantaría que sea en Ecuavisa. Me gustaría tener un canal de YouTube.

¿Qué no haría en TV?

Después de 18 años de trabajo no me desnudaría, pero si me invitan del programa de Raúl de Molina, afuera, sí (ríe). (E)