Una de las recomendaciones más escuchadas en esta época de la pandemia del COVID-19 es que se mantengan altas las defensas. Y esto se puede lograr a través de varios alimentos, frutas, legumbres, lácteos, etc. Justo dentro de los lácteos se encuentra el yogur, que es “la fermentación de la leche ya sea entera o descremada, pero es una fermentación producida por bacterias, por cultivos lácteos”, explica Lourdes Fariño, licenciada en Nutrición, Dietética y Estética.

Fariño indica que este producto tiene muy buenas propiedades, entre las cuales se destaca el beneficio para la digestión debido a las bacterias que producen el yogur. “Las bacterias que fermentan la leche y producen el yogur son muy beneficiosas para nuestra salud intestinal, son bacterias que colonizan nuestra microbiota intestinal y beneficia nuestra salud digestiva, mejoran los procesos de digestión, producen enzimas digestivas adecuadas y nuestra microbiota se vuelve mucho más adecuada...”, dice.

El 70% de las células inmunitarias de nuestro organismo están en el intestino, con la ingesta de yogur que contenga cultivo láctico (bacterias encargadas de llevar a cabo el proceso natural de fermentación de los alimentos) y probióticos (bacterias vivas beneficiosas para la salud) aseguraremos una correcta digestión e inmunología para nuestro cuerpo”, asegura Ericka Borbor, nutricionista, dietista y esteticista, especializada en Nutrición vegetariana.

Publicidad

Alegría Dávalos Vega, médica nutrióloga, señala que es importante incluir el yogur dentro del día a día, ya que es una fuente de proteína suficiente para mantener el cuerpo fuerte, para el crecimiento de músculos y huesos ,y la proteína es vital para las defensas porque tiene probióticos que son bacterias beneficiosas para todo el organismo.

"Antes se pensaba que existía una sola flora intestinal, sin embargo en los últimos años se ha determinado que existe una microbiota en todo el cuerpo, en todas las mucosas, en la piel, es decir nuestro cuerpo se beneficia de esos probióticos, ya que potencian su sistema inmunológico y hace, en pocas palabras, que las bacterias buenas, los virus buenos, los hongos buenos ganen a los malos", comenta.

El yogur es mucho más tolerado que la leche entera, porque las bacterias ya fermentan la lactosa. "El yogur tiene menor concentración de lactosa por lo que lo vuelve de más fácil digestión", afirma Fariño.

Publicidad

Aporte nutricional del yogur

Dávalos, por su parte, resalta la proteína que tiene el yogur. “La proteína del yogur es el principal macronutriente, si lo ponemos aproximadamente en un vaso de yogur, tenemos entre 15 y 20 gramos de proteína, dependiendo de la calidad del yogur que utilicemos. Además aporta vitaminas del complejo B, vitamina A, calcio, fósforo, potasio y magnesio que son fundamentales para la salud osteomuscular”, asegura.

Por su parte, Fariño señala que los minerales como el calcio, el fósforo, el zinc, el magnesio son esenciales para el crecimiento y el desarrollo en niños y en adultos también para mantener una buena salud ósea. "Ahora es importante recalcar, que estoy hablando de yogurt natural, solamente, un buen yogurt de calidad debe ser el que tiene como dos ingredientes la leche y el fermento láctico, no debe tener añadido sabores, azúcares ni jarabes ni espesantes, porque en la industria láctica hay industrias que le agregan espesantes al yogurt para así abaratar costos", asegura.

Publicidad

“El yogur es considerado como uno de los mejores alimentos, ya que aporta proteína, probióticos, vitaminas y minerales. Además, es muy versátil y se combina con facilidad con otros ingredientes como cereales, frutas de temporada o frutos secos. Estos alimentos dan practicidad para que las personas puedan ingerirlos en sus oficinas o lugares de estudios antes de iniciar o continuar su jornada y durante su vida diaria”, comenta Borbor.

Según Dávalos, es recomendable consumirlo en cualquier momento del día, puede ser parte del desayuno o el snack de la media mañana, media tarde o inclusive como un postre.

En tanto que Fariño señala que va a depender de cada caso en realidad, pero que es muy recomendable incluirlo en el desayuno, “vuelvo y recalco yogur natural”, enfatiza.

Con Fariño también concuerda Borbor, en la importancia del consumo del yogur natural.

Publicidad

Combinación del yogur con otros alimentos

Dávalos apunta que se puede pensar al yogurt en plato de dulce, acompañado de frutos rojos, frutillas, moras, arándanos, frambuesas, cerezas, o, también con frutas tropicales, la piña, la papaya, maracuyá, así como con el guineo.

Además se puede incluir en la preparación del yogurt algún tipo de cereales, quinua, granola, amaranto, avena, porque da una textura crujiente.

También aporta textura y grasas buenas con los frutos secos, nueces, almendras, avellanas, macadamias, maní o mantequilla de maní. "Siempre recomiendo que no añadamos azúcar al yogurt, ya que con eso estamos perjudicando nuestro estado nutricional...", asegura.

"Pensemos también que existen preparaciones de sal, como por ejemplo un aderezo en lugar de utilizar mayonesa, si utilizamos yogur bien sazonado con ajo, cebolla, romero, tomillo, cilantro, albaca, queda delicioso, para acompañar nuestras comidas de sal como por ejemplo el pollo, para un sándwich o para un aderezo de ensalada", acota.

Mientras que Fariño, comenta que la combinación va a depender muchísimo de los gustos de cada persona. "Se lo puede combinar con fruta fresca, si queremos hacer un yogurt de sabor, para no comprar ningún yogurt saborizado, recomiendo licuarlo con frutas como por ejemplo, el guineo, la frutilla, que son frutas ya naturalmente dulces, entonces le aporta el dulce natural de la fruta, pero ya no le agregamos panela ni miel, no le agregamos edulcorantes, porque estamos dañando lo beneficioso del yogur", dice.

"Lo más beneficiosa que tiene el yogur son sus propiedades probióticas, las bacterias beneficiosas que tiene el yogurt, si le agregamos azúcar, edulcorantes estamos dañando esa parte, se lo puede mezclar con frutos secos, nueces, almendras, es uno de los snacks que le envío a los pacientes", añade.

Edad para tomar el yogur

Según Fariño, en el lactante a partir de los 9-10 meses recomiendan las asociaciones de pediatría, la Asociación Española, la Asociación Americana de Pediatría. "Puede empezar a tomar un lactante yogurt natural, hago énfasis en esto porque creemos que cualquier yogurt que encontremos en percha es saludable, los yogures saborizados no son una buena fuente de lácteos, hay que analizar etiquetas, un yogurt natural solo debe tener la leche y el fermento láctico, y de preferencia la leche entera, no las leches semidescremadas", sostiene.

"No es recomendable darle yogurt saborizado a los niños, no hay que darle azúcares hasta los doce meses de vida, entonces los yogures saborizados no son un buen snack para los niños sino un yogur natural...", agrega. (I)