Con el transcurso de los meses desde que comenzó la pandemia, cada vez se conoce más del comportamiento del virus SARS-CoV-2. Uno de los aspectos que se ha descubierto en el segundo semestre del 2020 fue la aparición de los primeros casos de reinfección de COVID-19.

El médico Henry Pinela cuenta que ha atendido varios casos a los que considera reinfectados con el virus. Cuenta de una paciente que había superado la enfermedad hace unos ocho meses y tenía una prueba PCR negativa, sin embargo, hace poco más de una semana volvió a dar positivo.

Relata que en su primer contagio los síntomas se caracterizaron por tener bastante fiebre y casi nada de tos, mientras que ahora se ha registrado dolor en músculos del abdomen así como mucha tos.

Aún son esporádicos los casos de reinfección que se han reportado en el mundo debido a que requiere la validación de que ambos cuadros clínicos corresponden a virus diferentes, esto se determina a través del secuenciamiento genómico del virus, por lo que es necesario que ambas muestras (la primera infección y la nueva) sean analizadas.

Publicidad

En otros casos también se ha registrado reactivación del virus en el cuerpo, como en el de un paciente en Guayaquil en el 2020. En este último el virus se había quedado en las células y se volvió a presentar con síntomas alrededor de tres meses después del primer diagnóstico positivo.

Cuando una persona supera el virus su cuerpo registra anticuerpos que lo mantienen protegido por un determinado tiempo. Sin embargo, esta no es la única respuesta del sistema inmunológica también se genera los linfocitos de memoria que permiten detectar el virus y eliminarlo cuando vuelve a entrar en el cuerpo.

Aún los especialistas están en la búsqueda de determinar el tiempo que dura la memoria inmunitaria que frenaría las reinfecciones. Un estudio, que han no ha sido revisado por pares, de la Universidad de Rockefeller que fue publicado en la revista Nature en esta semana sugiere que quienes logran recuperarse del COVID-19 estarían protegidos por un mínimo de seis meses.

El estudio, recogido por el portal La Tercera, señala que tras el análisis de 87 personas se identificó que los anticuerpos disminuían con el tiempo, pero que las células B de memoria se mantenían constantes así como también mostraron un recambio clonal luego de los seis meses que tendrían una mayor potencia y resistencia a las mutaciones.

Otra investigación, publicada a inicios de este año en la revista Science, estableció que el pico de anticuerpos IgG fue relativamente estable durante más de seis meses, pero los picos de memoria específicos de las células B fueron más abundantes a los seis meses que al mes de la aparición de síntomas.

"La parte que habría que investigar es cuál parte de la respuesta inmunológica es la que ya dejó de existir, porque una cosa es que tengamos presencia de anticuerpos y otra cosa es la presencia de linfocitos T de memoria", señaló Pinela.

En un video compartido por el Municipio de Quito, Esteban Ortiz, médico salubrista, señala que las reinfecciones son procesos improbables ni son tan comunes, pero posibles de darse.

"Creemos que en un lapso de cuatro a ocho meses debería ser improbable el contagiarse nuevamente, pero después de ese periodo el riesgo aumenta. Sin embargo, creemos a la final que es más probable que no nos dé COVID una vez que ya nos ha dado a que nunca nos haya dado y nos volvamos a infectar", dijo Ortiz, además recalcó que esto no significa que se deje de lado las medidas de bioseguridad al haberse contagiado y superado la enfermedad.

¿Qué son los recontagios de #COVID19 y cómo tener cuidados permanentes? En el siguiente video el doctor @estebanortizMd presenta algunas recomendaciones -- Recuerda, #NoTeRelajes que la clave en la lucha contra el virus es la prevención. pic.twitter.com/pE5lKKFDXJ

Con la aplicación de las vacunas se espera frenar la ocurrencia de estos casos así como de nuevos contagios, sin embargo, también se investiga el tiempo de inmunidad que daría cada una, así como el tipo de protección específica que brindarían y cómo harían frente ante las nuevas mutaciones que están surgiendo en distintas regiones que las han vuelto más contagiosas. (I)