Los perros no suelen ser quisquillosos con la comida, pero cuando su apetito se expande a incluir elementos no comestibles como papel, puede ser un problema grave.

Este comportamiento es común en cachorros cuando experimentan curiosidad en su entorno, satisfaciendo su interés de explorar mordiendo objetos. Asimismo, esta conducta se manifiesta cuando los perros pasan por un proceso de dentición, por lo que buscan masticar algo para aliviar su dolor.

Un hecho puntual no es preocupante, como cuando ingiere un poco de envoltura que está impregnado a un trozo de comida, sin embargo, si observamos que nuestro perro come papel de forma continua o lo acompaña de otros objetos no comestibles como tierra o piedras, sí puede existir un problema.

La médico veterinaria Glenda Sánchez Ycaza, del hospital Animalopolis, explicó que este hábito es un síntoma del síndrome de pica, cuando un animal siente atracción por ingerir objetos que no son comestibles.

Publicidad

Sobre las causas de esta conducta, afirmó que "puede ser ocasionado por problemas de salud dada la carencia de algún mineral o proteína, pero la mayoría de las veces es un signo de comportamiento, como la ansiedad". Resaltó que esto generalmente sucede mientras el perro se queda solo en casa.

Acerca de los peligros del síndrome de pica, advirtió que puede ocasionar vómitos, diarrea, y problemas en el aparato digestivo y respiratorio.

"Al hospital han llegado pacientes con armadores atrapados en la boca, con peluches pequeños, con tusa de choclo dentro del estómago, hasta incluso ropa como medias (...) todo esto puede llegar a causar una obstrucción que terminará en una intervención quirúrgica para extraer el contenido, que incluso puede causar muerte por asfixia", reveló.

Para solucionar este problema, destacó que es muy importante tratarlo apenas sea detectado. "Lo ideal es buscar ayuda profesional inmediata, ahí harán previamente una revisión médica o anamnesis, y realizaran exámenes sanguíneos y una ecografía para observar que internamente no haya nada anormal".

En el caso de los cachorros que muerden cosas por el cambio de dentición, aconsejó "alzar cualquier objeto que signifique un peligro, desde tachos de basura, artículos de limpieza. Es preferible no dejar nada al alcance de ellos".

Igualmente, sugirió dedicar tiempo a los juegos con pelotas o discos, para que el perro gaste sus energías al correr y pueda aliviar su estrés o ansiedad. También recomendó buscar la ayuda de un etólogo, un especialista en el comportamiento de los animales.

Indicó que es muy importante alimentarlo con comida balanceada, pues de esta manera nos aseguramos que recibe todos sus nutrientes. (I)