Los latinoamericanos que desean vivir y trabajar en Canadá, pueden acogerse a diferentes planes para lograr establecerse en ese país, como detalla Jesús Hernández, miembro del Consejo Regulador de Consultores de Inmigración de Canadá (Iccrc) y asesor de CI Canadá, en una publicación de diario El Tiempo. Desde 1996, CI Canadá se constituyó como una empresa de consultoría y asesoría jurídica canadiense.

Existen distintas vías para obtener la residencia en ese país norteamericano, pero estas dependerán de la zona en la que la persona desea radicarse. Dado que Canadá es una confederación, y no una república, las leyes y requisitos para los extranjeros son distintos en cada provincia.

Obtener un trabajo en Canadá

En un inicio, quienes tengan intenciones de laborar en ese país, deben solicitar un permiso de trabajo, que se otorga a través de dos programas.

Uno de ellos se denomina Estudio de Impacto de Mercado de Trabajo (EIMT o LMIA, por sus siglas en inglés) y debe ser tramitado por el empleador que desea contratar a un trabajador del exterior.

Publicidad

“El LMIA es que el empleador justifique al gobierno canadiense que no hay ningún canadiense en el territorio de la empresa que cubra esa labor para la que se necesita al extranjero. El empleo se brinda primero a los canadienses y luego, si hay una vacante, se abre espacio para los extranjeros”, explica Hernández.

Otra opción es aplicar cuando el mismo gobierno de ese país abre una convocatoria para contratar trabajadores en otros países. En estos programas, el LMIA es tramitado por el mismo gobierno. Quienes desean acogerse a este tipo de plan deberán estar atentos a los anuncios que ese país realiza.

¿Cómo obtener la residencia?

Uno de los principales requisitos para laborar y residir en Canadá es contar con un buen nivel del idioma del lugar donde se desean vivir, por ejemplo, si se busca ir a Quebec, será necesario saber francés; si se desea establecer en Columbia Británica, deberá conocer inglés.

Otra recomendación es tener una edad menor a los 35 años. El gobierno de Canadá, por lo general, tiene una tendencia a seleccionar personas que están por debajo de ese rango de edad, aunque no es una regla.

Publicidad

Algo importante es que las persona que desea viven en Canadá tenga una profesión u oficio acorde a lo que se requiere en la provincia en la que planea residir.

“Generalmente, se necesitan personas que tengan oficios o profesiones técnicas, como ingeniero de sistemas u operario de maquinaria. Profesiones como periodista o abogado es más complicado que pasen”, indica Hernández.

Por lo general, las personas con alguna enfermedad crónica tienen menos probabilidades de ser aceptadas, debido a que en algunas provincias la salud en pública y los tratamientos pueden resultar costosos para el gobierno canadiense.

Algo fundamental es no tener antecedentes penales graves, teniendo en cuenta la cultura de ese país. Conducir en estado de embriaguez es una falta grave en Canadá y una razón por la que pueden negarle la residencia a una persona. El experto recomienda tener en cuenta este tipo de antecedentes y ser honestos en el momento de las entrevistas. (I)