Los buenos modales en la red, o netiqueta, no es una propuesta nueva. Sin embargo, el vernos guiados por la modalidad virtual vuelve automáticamente imperiosa la necesidad de una buena convivencia virtual.

Unas simples mayúsculas pueden volverse no tan simples y más bien estar cargadas con un tono elevado y de pelea en ocasiones. Mariella Manrique, docente escolar y universitaria en el área de lengua, recomienda tener cuidado en el lenguaje, para evitar malentendidos.

La netiqueta, como se conoce a la etiqueta en la red, es una forma de fijar guías para la convivencia en ese espacio, porque del otro lado de la pantalla hay otro ser humano tan real como usted. Así como en el mundo “real” o habitual, en el que la interacción es cara a cara, en la digitalidad también es preciso guardar cierta compostura en ocasiones y tener en cuenta lo que algunas acciones pueden significar.

Conducta y moral

Nahiara Morán, magíster en comunicación y docente universitaria, explica que el modo de actuar en la digitalidad “se junta con la moral y tiene que caer sobre una reflexión personal”. La comunicadora afirma que por el mismo hecho de que no hay nadie que realmente imponga una forma de comportamiento, las personas se autorregulan pensando que en algún momento regresarán a la normalidad, a la interacción cara a cara.

Publicidad

La profesional manifiesta que la virtualidad puede tender a causar confusión y ambigüedad al ser “un espacio no espacio, donde casi no hay un otro sino una pantalla”.

Lo mismo sostiene Tina Zerega, vicerrectora académica de la Universidad Casa Grande y docente investigadora del grupo Digitalidades y Comunicación Contemporáneas; al igual que Morán resalta un principio básico tanto en la vida normal como en la virtual: “No haga lo que no quiere que le hagan”.

Una premisa muy sencilla y a veces complicada de aplicar. Las profesionales exponen que estar detrás de una pantalla suele otorgar cierta idea de permisos que la gente toma para actuar de forma imprudente a veces.

Informalidad e irrespeto

La docente Manrique dice que “todo lo que se escribe o se manda en una nota de voz queda como evidencia. No vale deshacerlo después, ya está dicho y tiene permanencia en el tiempo”. Esto mismo lo explica la investigadora Zerega como la identidad virtual que cada uno crea, que deja una huella digital.

Mantiene que no hay que ser ingenuos y pensar que las cosas se borran, ya que existen las grabaciones y capturas de pantalla. Por eso se debe ser cuidadoso sobre todo al momento de la escritura.

Manrique sostiene que tanto en el ámbito estudiantil como en el laboral se debe tomar en cuenta esto. “Es más, en el trabajo es aún más delicado, incluso entre colegas”.

Publicidad

Indica que como no hay una jerarquía entre compañeros a veces es más fácil traspasar la línea de la informalidad al irrespeto.

La docente defiende el cuidado del vocabulario y también menciona que hay que saber qué temas se pueden decir por mensajes y para otros es preferible llamar.

Seguridad

Una forma de ser respetuoso o considerado es avisar al otro lo que se procederá a hacer. Es decir, si hay profesores o jefes que quieren grabar la videollamada con las personas que se están reuniendo, es debido que se informe a los participantes.

Esto brinda una sensación de certeza y de transparencia en la comunicación digital, en medio de un ambiente ambiguo como lo denotan las fuentes consultadas.

La etiqueta, o reglas de convivencia en el entorno virtual, es una forma mediante la cual uno mismo se puede otorgar seguridad y comodidad, así como al otro también, en la digitalidad.

Consideraciones en la escritura

1. Pensar antes de escribir, pero sobre todo revisar el mensaje antes de enviarlo.

2. El cuidado y la atención en la escritura: respetar normas de ortografía, evitar abreviar palabras, escribir oraciones e ideas completas.

3. Cuidar las palabras: entender el significado de cada término, no repetirlos sino buscar sinónimos.

4. El protocolo del saludo, el tono del lenguaje en el cuerpo del texto y la despedida, de acuerdo con el nivel de confianza y jerarquía laboral. Como estudiante y como profesional es necesario mantener una formalidad respetuosa, aunque se tenga mucha confianza con la persona con quien se interactúa. (F)

Todo lo que se escribe o se manda en una nota de voz queda como evidencia. No vale deshacerlo después, ya está dicho y tiene permanencia en el tiempo”. Mariella Manrique, docente universitaria.