Ramiro, un conductor que ofrece servicio de taxi, aguardaba desde hace dos horas por el despacho de gas licuado de petróleo (GLP) en las inmediaciones de una estación de servicio ubicada en Gómez Rendón y Carchi, en el centro-sur de Guayaquil.

Esta tarde, él y unos diez colegas más realizaban una fila sobre la calle Carchi, mientras en un cartel se indicaba que no había gas licuado hasta el sábado próximo.

Esta semana, conductores de taxis han sufrido por la escasez de gas licuado tras una perforación clandestina realizada en una tubería.

Publicidad

Se reanudó bombeo de GLP tras arreglo de tubería del gasoducto Monteverde - El Chorrillo

Esto afectó las operaciones en el gasoducto Monteverde-El Chorrillo. La EP Petroecuador indicó que el problema fue superado y se reanudaba el bombeo del GLP.

Sin embargo, a los taxistas les indicaron que posiblemente a partir de las 17:00 llegaría un tanquero para abastecer a ese punto de servicio de Gómez Rendón y con ello se entregaría el GLP a los conductores.

Javier, otro taxista, manifestó que la falta de gas licuado afecta a la continuidad del servicio, puesto que la alternativa de gasolina no es rentable para ellos.

Publicidad

Taxistas sufren por falta de gas licuado en estaciones de servicio de Guayaquil.

Posted by El Universo on Friday, November 24, 2023

Él aguardaba dos horas en ese punto y esperaba que a las 16:00 pudiera contar con el producto.

Por testimonios de otros colegas, él indicó que en otros puntos ya se formaban prolongadas filas para dotarse de GLP, como en la Entrada de la 8 y la av. de las Américas.

Publicidad

“Ahora tanqueo, con lo que me he hecho en el día voy a pagar el gas si es que hay y empezar a ver la rentabilidad desde ese momento, a pagar al dueño del carro, sin ganancia para mí”, lamentó.

En general, los taxistas indicaron que por recarga de gas licuado gastan entre $ 7 y $ 9, mientras que por gasolina invierten de $ 20 a $ 25 aproximadamente.

Por ello, el primer taxista, Ramiro, indicó que el uso de gasolina sería perjudicial para su bolsillo.

“Trabajaríamos a pérdida, para quienes alquilan se hace complicado poner combustible. Esperar hasta que Dios permita que llegue el camión”, dijo.

Publicidad

El pasado jueves, él esperó tres horas y media para obtener el gas licuado en una estación de la av. de las Américas. Eso le disminuyó el tiempo de poder trabajar, puesto que en las noches prefiere reducir las horas por la inseguridad.

“Esto es un veremos para ver si posteriormente nos abastecen, en buena hora si no se ha perdido el tiempo, estamos a expensas de que se haga realidad”, comentó.

La delegación de competencias del quinto puente está sujeta a convenio y otras acciones que se deben cumplir con el Ministerio de Transporte

En la avenida de las Américas, alrededor de las 16:00, se registraba una cola de más de un kilómetro de longitud con alrededor de 50 taxistas.

Allí se reanudó el despacho de GLP para los taxistas que aguardaban desde hace varias horas por su turno.

La aglomeración de taxis ocupaba el carril derecho de la avenida. (I)