Los puntos de vacunación en Guayaquil presentan una mayor concurrencia de personas. Muchos empiezan a hacer filas desde las 07:00 para ser de los primeros en acceder a la inmunización, otros van llegando por horarios. Y de toda esa población de beneficiarios hay muchos que ya conocen de cerca la gravedad del virus y prefieren evitarlo a como dé lugar por lo que decidieron la vacunación.

Miguel Ángel Guevara, conductor de taxi de 69 años, comentó que trabajaba en Metro Bastión cuando se enfermó de COVID-19 en febrero del 2020. “Éramos dos guardias. Recuerdo que yo esperaba que llegue mi compañero para entregarle el turno y me dijeron que él ya no iba a venir porque murió por COVID-19. Luego de unos días yo iba como pasajero en la Metrovía y sentí que me desvanecía, me sentí adolorido, sin aire, me caí, pero logré sostenerme de los fierros, ahí me ayudaron”, recordó Miguel Ángel ayer en el vacunatorio de la explanada Mucho Lote 1.

Añadió que por motivo de saturación en hospitales no accedió a ninguno, pero con ayuda de su familia pudo medicarse en casa y vencer al virus. Luego de dos meses retornó a su trabajo y según las pruebas, sí había sido infectado por el virus pero ya ahora era negativo. Y desde ahí me cuidé muchísimo y me dije apenas pueda me vacuno porque esta enfermedad no da tregua”, explicó él.

A más de él, Jorge Jara, de 60 años, comentó que sí estuvo hospitalizado dos semanas a causa de falta de aire por el COVID-19. “Es una sensación horrible que no quiero volver a vivirla, por eso apenas mi médico me dio luz verde para la vacunación, vine con gusto, es algo por lo que ya no quiero pasar y el único camino es cuidándose”, comentó.

Publicidad

Asimismo, Fanny Samaniego, de 54 años, se vacunó en la Unidad Educativa Marieta Veintimilla y explicó que lo hizo para no volverse a enfermar de coronavirus. Ella recordó que estuvo diez días con fiebre y sintió que le faltó el aire en mayo pasado, sin embargo, con atención médica oportuna pudo salir de la gravedad del COVID-19.

Y no solo los adultos mayores de 50 años tienen esa opinión. Jennifer, guayaquileña de 33 años, comentó que ella también se contagió con COVID-19 al inicio de la pandemia el año pasado. Y ahora, por su trabajo en una panadería, decidió vacunarse para estar protegida.

“Solo la vacuna nos librará de ir a un hospital. El año pasado no sabíamos del virus, ahora ya estamos advertidos y por eso debemos inmunizarnos para seguir produciendo con responsabilidad”, explicó la joven.

Médicos indicaron que se evite el ausentismo en la vacunación para así poder proteger a más personas del virus. El médico epidemiólogo Carlos Farhat, director de la Mesa Técnica de Salud del Municipio de Guayaquil, aconsejó a la ciudadanía inmunizarse contra el virus, asistir a la convocatoria que hace el MSP ya que las vacunas son seguras.

Publicidad

También enfatizó en mantener al máximo los cuidados de bioseguridad como el uso de mascarilla y distanciamiento para tener una reactivación segura y que no haya más enfermos.

A las 08:00 de ayer, la fila la formaban más de 50 personas en los exteriores de los vacunatorios tanto de centros educativos como en los puntos masivos de vacunación. Por ejemplo, en Mucho Lote hubo trabajadores de empresas panificadoras, personal administrativo de segunda dosis, de fundaciones, adultos mayores que iban por su segunda dosis, otros de 54 años que les tocaba según lo agendado en el cronograma.

10.580 trabajadores del sector turístico de Guayaquil se vacunarán contra el COVID-19, con apoyo de entidades y gremios

En La Salle también hubo una fila que doblaba la cuadra desde el ingreso al plantel. Sin embargo, la atención fue fluida y poco a poco todos lograron ser inmunizados sin problemas. En el colegio Guayaquil también se presentó aglomeración en la puerta debido a la demanda de la inmunización.

Ayer también se iniciaron las operaciones del vacunatorio exprés ubicado en el parqueadero del Mall del Sol. Este se abrió desde las 10:00. Previamente, la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) coordinó para evitar que la afluencia de carros por este servicio ocasione congestión en esas avenidas del norte.

Publicidad

Vacunación de casa en casa

En coordinación con el Ministerio de Salud Pública, personal de salud del Municipio de Guayaquil mantiene de lunes a viernes cuatro brigadas que visitan las casas para vacunar a personas con movilidad reducida o discapacidad. La información es clasificada y verificada por los equipos centinelas desplegados en los 24 sectores de Guayaquil, mientras realizan la vigilancia epidemiológica activa. Se ha vacunado a 539, según el reporte de la Comisión de Vacunas del Municipio.

Para acceder a esta visita, un familiar de la persona debe solicitar la inmunización en casa por medio del 171 o acudir a un punto de vacunación cercano con los certificados o documentos que avalen la complicación de movilidad del beneficiario para iniciar el proceso. (I)


Publicidad