“El mayor miedo es que nos quiten el solar, la tierrita, que no nos lo han regalado, y quedarnos sin dónde vivir”, dice Nila Tomalá, quien vive desde hace cuatro años en el sector de San Luis en Ciudad de Dios, en el noroeste de la ciudad.

Ella al igual que su hija asistieron a la asamblea ciudadana –que tuvo una masiva asistencia– convocada por el Municipio de Guayaquil para la tarde del miércoles, 27 de abril. Allí se anunció, entre otras acciones, que la próxima semana se aprobará la ordenanza que permitirá la legalización de las tierras en esta zona de la ciudad.

Las peleas políticas pretenden tomar como rehenes a los ciudadanos de Guayaquil , dice alcaldesa Viteri, al pedir a Gobierno firma para obtener crédito para obras

En el masivo evento, al que asistió la alcaldesa Cynthia Viteri, el vicealcalde Josué Sánchez, la prefecta Susana González y otros representantes municipales, los asistentes, algunos con pancartas, reiteraban que se legalicen los predios y que se atiendan las falencias en agua potable, alcantarillado y asfaltado.

Los moradores de este sector de la ciudad señalan que han esperado más de cinco años por la regularización de sus tierras.

Publicidad

Tomalá cuenta que en 2018 adquirió un solar en $ 3.000 para que puedan vivir su hija y esposo. Desde ese momento, en el predio, se levantó una casa de caña en la que actualmente habita. “Lo que hemos querido es que nos quiten esa etiqueta de invasores, porque los solares los hemos pagado poco a poco con nuestro humilde trabajo”, señala la moradora.

Alexandra Ortiz vive en el sector de Divino Niño desde 2017. En ese año compró un terreno en el que construyó una casa para vivir con su familia. “Cuando pasaron notitas avisando que iban a censar nos dio un poco de tranquilidad porque nos asegura que tendremos dónde vivir”, indica.

Luis Agila dice que vive en zozobra desde hace cinco años. Agila cuenta que él vivía en La Pradera, pero en una casa prestada. Luego de casi diez años optó por comprarle a un conocido un terreno para levantar una casa en Ciudad de Dios. “Veíamos constantemente a gente que decía que nos iba a desalojar porque éramos invasores, pero nosotros solo queríamos tener un lugarcito para establecernos con la familia y los hijos”, asegura.

El Municipio indica que, luego de concluir el censo en esta zona, se procederá a la legalización de predios. El levantamiento socioeconómico estuvo liderado por la Unidad de Prevención de Invasiones y Asentamientos, cuya directora Maritza Haro explica que la iniciativa tenía el propósito de verificar las condiciones en las que habitan las familias en ese sitio ya consolidado.

Publicidad

Miles de moradores de Ciudad de Dios asistieron a la asamblea ciudadana en la que se anunció que se legalizarán los predios en esta zona. Foto: Ronald Cedeño Foto: El Universo

El concejal Egis Caicedo, durante la asamblea ciudadana, detalló que se levantó información de 8.900 familias, esto es un aproximado de 44.500 personas que viven, en su mayoría, en casas de caña y con un salario menor al básico. Otros, en cambio, viven solo con lo que reciben del Bono de Desarrollo Humano.

Levantamiento socioeconómico en Ciudad de Dios, noroeste de Guayaquil, tiene 85 % de avance

“El 87 % de las personas nos dijo que su problema principal era la falta de legalización”, recuerda Caicedo.

De este gran número de moradores, el 51 % son mujeres y el 40 % son menores de edad. Además, indica el edil, en Ciudad de Dios existe un 18 % de personas con discapacidad ya que 1.500 familias tienen a un miembro con esta condición. Por esta razón, asevera, se requiere intervención en temas de salud.

La alcaldesa Cynthia Viteri solicitó a la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Emapag) instalar una bocatoma de agua para que baje el costo del agua a $ 0,75 para los moradores.

Publicidad

También requirió, durante su intervención en la asamblea, a la Dirección de Obras Públicas para que reconforme todas las vías principales y algunas secundarias. Mientras que, a la Dirección de Salud, instó a que lleve sus clínicas móviles y brigadas médicas para atender a los ciudadanos del sector. (I)