Andrea González no envió a sus hijos de 5 y 9 años a clases este miércoles, 26 de julio, porque tuvo miedo de que se repitieran los eventos de violencia que ocurrieron ayer en Guayaquil.

Este 25 de julio hubo varios atentados, como el robo de varias entidades comerciales, incineración de buses de transporte urbano en distintos sectores y uno hasta con pasajeros. Estos hechos violentos también se repitieron en Esmeraldas, donde hubo balaceras.

La guayaquileña, de 29 años, contó que aprovechó su jornada de teletrabajo para estar en casa con sus niños y que, para sorpresa de ella, en los cursos de sus hijos notificaron que faltaron más de diez estudiantes en cada salón.

Publicidad

Con cámaras se monitorean gasolineras de Guayaquil tras atentados del martes 25

“Me dio mucho miedo, porque van en expreso y, como estaban robando y quemando buses ayer, dije: ‘No vaya a pasar lo mismo hoy’, y no los envié, nada; más si hasta a nosotros nos dieron teletrabajo por lo mismo, con mucha más razón los niños, cómo se los va a exponer”, explicó.

El Ministerio de Educación solo suspendió clases en la ciudad de Esmeraldas. En la Zona 8 (Guayaquil, Duran y Samborondón) se mantuvo la disposición de asistencia normal.

En planteles fiscales y algunos particulares terminan este miércoles los exámenes del primer trimestre, y jueves y viernes tendrán asueto.

Publicidad

Pese a eso, en planteles fiscales y particulares se sintió la ausencia de algunos estudiantes debido a este contexto. Los maestros pasaron reportes de las faltas de los menores.

Incluso la maestra comunicó que por el ausentismo de diez niños en la jornada de hoy no se iba a tomar el examen que se tenía previsto; se iba a aplazar para cuando estén todos.

Publicidad

Buses circulan con normalidad en Guayaquil, aunque hay inquietud en pasajeros tras incidentes

“En los chats de padres empezaron una encuesta digitalizada de los papitos que iban a enviar o no para notificar a la miss. Ahí nos pusimos de acuerdo algunos padres en no enviar debido a nuestra circunstancia, si el recorrido del expreso pasa por avenidas donde se registraron los hechos violentos”, comentó María Fernanda Pazmiño, madre de una niña de 5 años de un colegio particular ubicado en la Alborada.

Otros padres optaron por irlos a dejar personalmente y que no pierdan clase, debido a que están en exámenes finales en el régimen Costa y salían temprano.

“Sí me da miedo por cómo está la situación, y por eso yo mismo vine a dejarlo, para no sufrir al enviarlo en expreso y estar asustado por el trayecto”, comentó Juan Javier Garzón, papá de un niño de 10 años. (I)