Uno de los proyectos de vialidad que ejecuta el Municipio en la parroquia rural de Puná beneficiará a alrededor de 2.500 habitantes, en los barrios La Loma y Balsa Amarilla.

El contrato a cargo de ITG Construcciones S. A. es supervisado por la subdirección de obras y registra ya la dotación de aceras, bordillos, cunetas; así como los subdrenes y colectores para las aguas lluvias.

Estas vías, ubicadas en el sector Puná Alta, serán pavimentadas con adoquines, también se incluye una escalinata y, en su conjunto, contarán con el sistema de drenaje pluvial.

La inversión en esta obra es de $ 228.000 y de acuerdo con los diseños del Plan Maestro Municipal, se contempla la siembra de 40 árboles nativos y mejoras en el sistema de alumbrado público.

El cabildo porteño ejecuta obras también en otras parroquias rurales como Posorja, donde se inauguró recientemente un mercado. (I)