Luego de dos años de noviazgo, Xavier Mancheno y Lorena Gallo decidieron casarse. Y fijaron la boda para el 19 de noviembre sin contar con que el toque de queda que desde este miércoles 9 de noviembre rige en Guayaquil de 23:00 a 05:00 trastocaría la planificación de su matrimonio.

“Nos preocupamos, la verdad, bastante, porque necesitamos redefinir el horario de la misa. Iba a ser una misa tipo cinco de la tarde, seguido de una fiesta que me iba a durar hasta la una de la mañana, entonces, con este tema del toque de queda ya no era factible”, contó el joven sobre la programación inicial que tenía.

Toque de queda en Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo se reduce de 23:00 a 05:00 desde este miércoles 9 de noviembre

El toque de queda es parte de un estado de excepción decretado en Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas el 1 de noviembre, por un lapso de 45 días. Esta medida fue adoptada por el Gobierno nacional tras una serie de hechos violentos perpetrados por el crimen organizado en espacios públicos y privados de esas jurisdicciones y otras del país.

Publicidad

Cerca del mediodía de este miércoles, el presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció que desde hoy el toque de queda disminuirá la franja que era hasta ayer de 21:00 a 05:00; pasará al rango de 23:00 a 05:00 por pedido del sector turístico, que ha visto mermada su facturación ante las restricciones de movilidad.

Mancheno comentó que ante la situación reprogramó la ceremonia eclesiástica para las 11:00 en la parroquia Santa Teresita de Entre Ríos y la recepción será en la tarde.

“Implica muchos cambios, porque uno ya tenía considerado, digamos, iluminación, como iba a ser en un lugar abierto, teníamos luces, y un poco de cosas que en la noche se iban a ver bonitas. Ahora resulta que es en la tarde (recepción), vea usted, me cambió toditito, porque ahora hay que quitar luces, todo lo que ya teníamos planificado y armado para poner ese día tocó deshacerlo y volver a planificar. Ahora cómo hago para proteger a la gente del sol, porque va a ser doce, una de la tarde, y si hace sol pon carpas, tocó hacer de nuevo una logística”, comentó él.

Publicidad

Y añadió que incluso en las bebidas que ofrecerá en la fiesta hubo que hacer ciertos ajustes con el prestador externo que contrataron con su novia para organizar el matrimonio.

Matrimonios religiosos previstos para la tarde en las iglesias católicas de Guayaquil están siendo reprogramados para ajustarse a la situación actual en cuanto a las restricciones. Foto: El Universo

Mancheno desconoce aún si todos los cambios le significarán un monto adicional en el servicio que contrató, pero en cualquier caso no piensa hacer más modificaciones en cuanto a su celebración.

Publicidad

Aunque a nivel de parroquias eclesiásticas, la Arquidiócesis de Guayaquil no ha dado disposiciones específicas para cumplir con el toque de queda, cada iglesia tiene la facultad de ajustar los horarios de misas y demás actividades en función de las necesidades.

En este contexto incluso hay parroquias que ajustaron los horarios de misa habitual para acatar la restricción de movilidad dispuesta.

En esta época en que suelen programarse bodas y otros festejos en hoteles y salones de eventos, las reservaciones también tendrían afectación para estos establecimientos que son parte del sector turístico como ha sido desde la pandemia del COVID-19.

Otra pareja de jóvenes que tenía previsto casarse en la iglesia La Merced, en el centro de Guayaquil, en horas de la tarde, debió pasar la ceremonia para las 12:00 y la recepción prevista para las 19:30 en un edificio del norte de la ciudad se reprogramó para las 13:30.

Publicidad

Como en este caso los novios ya habían mandado a hacer las invitaciones para familiares y amigos, agregaron en el sobre un papelito en el que detallaron los nuevos horarios para así no perder las tarjetas ya impresas.

Durante esta semana al Registro Civil del centro han llegado varias novias junto con sus futuros esposos y demás familiares para la ceremonia civil. Algunas parejas indicaron que por motivo de los acontecimientos de inseguridad suspendieron la celebración con amigos y familia, solo harían reuniones de poca concurrencia en casa.

Andrés Izquierdo y Diana Ayoví estuvieron elegantes allí para casarse.

Pérdida de $ 40 millones estiman gremios del sector turístico en una semana de toque de queda y advierten que 30.000 empleos corren riesgo si no se flexibiliza medida

No tuvieron que reprogramar la ceremonia civil, sin embargo, no hicieron la fiesta que tenían previsto al inicio para evitar la aglomeración de personas y poner en riesgo a la familia, además de que hasta ese día no se podían pasar de las 21:00 los festejos debido al toque de queda.

Ayoví refirió que optaron solo por invitar a los padrinos de la boda y a los padres y hermanos de ambos.

“Espero que se mantenga tranquilo. Vamos a celebrar ahora solo los más allegados, algo pequeñito”, expresó entre bromas la mujer antes de ingresar a las oficinas del Registro Civil el lunes anterior. (I)