Ricardo Sánchez tiene 33 años. Habla español e inglés. Además, es contador público autorizado (CPA) y tiene una maestría en Economía y Medio Ambiente en la James Cook Australia. Su discapacidad psicosocial no le impidió conseguir sus metas académicas, sin embargo, hoy no encuentra un trabajo estable y, además, padece por el pago de una deuda que mantiene con el Estado.

Esta es la oferta académica para postular a una carrera universitaria del 2 al 4 de octubre

El caso de Ricardo comenzó cuando se ganó una beca en el 2015. Fue una beca al 100 %, sin embargo, él por su condición de discapacidad tenía acceso a un bono para sostenerse en el exterior en ese periodo de estudio.

Pero en los trámites que se realizaron en ese año, contó, no tomaron en cuenta su condición de discapacidad y luego, ya cuando regresó al país, le informaron que tiene una deuda de $ 10.000 y otra de $ 130.000 solo en intereses por mora y honorarios de abogado externo.

Publicidad

Preocupado, el hombre señaló que no ha logrado conseguir un trabajo estable y que lo presionan para que pague el dinero completo. “Me piden que devuelva el dinero que Senescyt (Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación) me dio por mi discapacidad. Ellos internamente nunca aprobaron mi condición de discapacidad”, lamentó él.

GUAYAQUIL. - 29/09/2022 Ricardo Sanchez Carrillo realiza u. Platón en los exteriores de edificios zonal porque  tiene que pagar interés sobre  interes en una beca que no  deberián  cobrar por discapacidad  FOTO Jorge Guzmán  Foto: El Universo

Ahora realiza plantones a días seguidos en los exteriores del edificio del Gobierno Zonal para que su caso sea revisado por la Senescyt y el Gobierno. Además compartió su historia en redes sociales para tener más alcance.

“Me parece injusto que yo tenga que pagar algo que no debo, porque ese bono era por mi discapacidad”, manifestó él.

Ricardo lamentó que, al igual que otros becarios que han retornado al país, está sin empleo estable y no ha sido incluido en algún plan de apoyo.

Publicidad

“Si tuviera un empleo fijo y adecuado no tendría que hacer esto. Nunca he sido más humillado por parte del Gobierno como hoy. La verdad a veces no sé por qué sigo vivo. Nadie te da la mano”, dijo el joven en su plantón afuera del edificio de la avenida Francisco de Orellana.

Ocho millones de personas tienen algún tipo de trabajo en Ecuador, para más de 424.000 la búsqueda sigue

El joven indicó que desde la Senescyt se comunicaron y lo citaron en las oficinas de Quito para revisar su caso, debido a que vieron sus publicaciones en redes sociales.

“No tengo nadie en Quito, pero iré porque necesito solucionar esto. Nadie me prestaba atención aquí en las oficinas de Guayaquil. Tuve que pararme con carteles y contar en redes mi caso para tener la atención del Gobierno”, manifestó.

Ricardo manifestó que funcionarios de la Senescyt se comunicaron con él para informarle que están revisando su caso para darle una solución inmediata. Le indicaron que en las próximas horas le darán a conocer más detalles. (I)