Francisco Pisco esperó un mes de veda para asistir a degustar cangrejos en el corredor gastronómico de Sauces 6. En el local Marthita 1, este usuario aprovechó el cierre de la jornada laboral para degustar un combo del apetecido crustáceo en compañía de cinco familiares más.

“Yo no veía la hora de venir, soy cliente fijo, vengo por el buen trato de los chicos y saben de los cangrejos ”, dijo Pisco.

Este viernes 1, el fin de la veda del cangrejo reactivó la oferta del apetecido crustáceo en locales que oferta cangrejo en Sauces 6 y otros zonas tradicionales, como Miraflores, Sauces 9 y la calle Los Ríos. Estos suelen ofrecerse en distintas presentaciones al estilo criollo, ajillo, y encocado.

Publicidad

Siendo las 17:30, en Marthita 1, el local estaba ocupado en más del 60 % de su capacidad antes de las 18:00. Conforme avanzaba la noche se espera la ocupación total del negocio.

Blanca Vilaña, administradora del local, expuso que durante el mes anterior se dedicaron a la venta de jaiba y otros platos de otros mariscos.

“Con la mejora actitud, y mejor atención para nuestros clientes, la gente viene desesperada a comer cangrejo”, comentó la encargada del local, que atenderá en estos días desde las 11:00 hasta la medianoche, debido al estado de excepción.

Publicidad

Allí, Vilaña expuso que se mantiene vigentes varias ofertas de 5 cangrejos por $ 12, 5 por $ 18 , 6 por $ 25 y $ 30, dependiendo el tamaño del crustáceo.

En otros locales de ese corredor, como Ochipinti, se mantenía el piso superior con varias mesas ocupadas por los comensales antes de las 19:00.

Publicidad

Además, en esta tarde, los comerciantes de cangrejos coparon de planchas el área de desembarque del mercado de la Caraguay. Hasta ese sitio llegaron ciudadanos y empleados de locales para llevar cangrejo que planeaban preparar en viviendas y restaurantes.

Entre los vendedores se manejaban tarifas variadas, como de $ 12 por el atado de 15 cangrejos y de $ 48 por la plancha (de 56 unidades) y además por cangrejos de mayor tamaño del regular se pedía $ 20 el atado y $ 70 la plancha.