Guayaquil tiene 63 nuevos jueces de paz en 25 barrios de Guayaquil. Desde este lunes 11 equipos de trabajos se formaron para organizarse en los barrios y detectar los conflictos que hay allí entre vecinos para iniciar la mediación junto con 260 promotores de paz.

En la ceremonia de posesión que se desarrolló hoy en la plaza Rodolfo Baquerizo Moreno, en el malecón del Salado, en el centro, se entregaron una tablet, dos sellos del Consejo de la Judicatura, un chaleco con reflectivo que dice Juez de Paz, 9 formatos diferentes para registrar los casos de conflictos barriales, libros de apoyo, entre otros insumos de trabajo, a los jueces de paz que fueron posesionados por el Consejo de la Judicatura y por la Dirección de Acción Social y Educación (DASE).

Jorge Acaiturri, director de la DASE, explicó que los jueces de paz abordarán problemas comunitarios como por ejemplo la disposición de la basura, la música en alto volumen, las heces de las mascotas y otros pueden resolverse en los barrios, sin ir a tribunales.

María Josefa Coronel, directora provincial de la Judicatura Guayas, realizó el juramento y posesión, ella pidió a los nuevos jueces que sean incondicionales a construir la paz. “Construir y aunque se derrumben, volver a construir los canales de diálogos para formar la paz”, pidió ella.

Publicidad

Entre los equipos de trabajo que hoy se formaron entre jueces de paz y promotores estuvo el de la Florida Norte. Este lo conforma el juez de paz Oliver Rodas y los promotores de paz Marcia Sangache, Sandra Quinto, Manuel Espinoza, Johanna Bermejo, Glenda Martínez.

Ellos contaron que atenderán a sus vecinos en una oficina de la Unidad Educativa Particular Dr. Agustín Cueva Tamariz, en la Florida, de martes a viernes de 16:00 a 18:00. Y desde esta semana colocarán afiches en ese barrio para que los vecinos se enteren de este servicio de mediación. El trabajo entre juez y promotores consiste en que los promotores recorren el sector o reciben en la oficina a los vecinos que tienen el conflicto, llenan el formulario con todos los datos para que lo revise el juez de paz.

Manuel Espinoza, uno de los promotores de paz de 49 años, comentó que estuvo recluido seis años en la Penitenciaría y que ahora busca promover el respeto entre vecinos y evitar conflictos entre vecinos en su barrio, el sector de la Florida Norte.

“Cuando uno tiene antecedentes penales, muchas personas te cierran las puertas, pero aquí en el Municipio se me ha dado la oportunidad de capacitarme para poder promover la paz entre los vecinos, en mi comunidad, mi barrio que me vio crecer, aquí majamos lodo, ha cambiado el sector, pero conozco a los vecinos y quiero capacitarlos en derechos para evitar que surjan más inconvenientes”, comentó Espinoza, quien tiene dos hijas de 6 y 3 años.

Manuel Espinoza, promotor de paz, recibió su certificado e implementos para desempeñar su labor en la plaza  Rodolfo Baquerizo. Foto: Jorge Guzmán. Foto: El Universo

Él comentó que se colocará una camiseta de promotor de paz para acudir a la comunidad y poder ir ubicando estos conflictos en el barrio.

July Ayoví, nueva jueza de paz que tiene 7 meses de gestación, contó que ella es del barrio Las Malvinas. “Yo veo que en mi barrio necesita mucho trabajo de derechos, de responsabilidad, de respeto. Ahora toda Guayaquil está con problemas complejos, pero queremos evitar que entre vecinos haya más conflicto.

Publicidad

“No queda otra, hay que trabajar porque uno debe superarse y también revertir esa carga negativa que existe en los barrios, todo es problema, vamos a trabajar por dejar eso atrás”, comentó.

Nelsa Curvelo, líder de este programa en el centro de mediación Más Paz, explicó que este servicio es gratuito, que tiene un horario e informes semanales, los promotores están capacitado para seguir enseñando a la comunidad en 25 barrios y 13 recintos de Guayaquil.

Indicó que hay otros 50 ciudadanos a la espera de la capacitación para nuevos jueces de paz en los próximos meses, que se continuarán las capacitaciones a los nuevos integrantes de la promoción de la cultura de paz. (I)

Trabajo en equipo

Los jueces de paz posesionados por el Consejo de la Judicatura y por la DASE del Municipio reciben las solicitudes de los promotores de paz para conocer los casos de forma específica, luego de revisar intervienen en cada uno, hacen un informe y se inician las citas de mediación. Mientras que los promotores de paz se entrevistan inicialmente con los involucrados en el conflicto, realizan una entrevista y luego llenan el formulario para darle el informe a los jueces para que resuelvan el alza de volumen en el barrio, mala disposición de desechos, heces de mascotas, daños en el jardín, no pagar meses de alquiler, entre otros asuntos que se resuelven de forma pacífica sin necesidad de procesos judiciales, donde los que se consideran afectados al igual que los demandados deben buscar y pagar a un abogado para que los defiendan en la acción interpuesta, además del tiempo invertido, la espera por la resolución, y los gastos económicos adicionales. (I)