Que vayan con doble mascarilla (quirúrgica en lo posible) o con una de alta eficacia. Y que no se la quiten, ni en el baño. Que mantengan siempre la distancia física y otras medidas para evitar que se formen aglomeraciones. Y después de las incorporaciones no realizar fiestas, reuniones, comidas u otro acto con quienes no convivan y que impliquen riesgos de contagios.

Son parte de las recomendaciones que dan médicos y epidemiólogos para los actos de graduaciones.

En Guayaquil, horas después de que la alcaldesa, Cynthia Viteri, diera, la mañana del lunes 22, el aval para que se realicen ceremonias de graduación, con aprobación previa, llegaron unas 30 solicitudes al COE cantonal.

Guayaquil permitirá ceremonias de graduación en lugares externos a los planteles educativos

Esa era la cifra hasta las 11:00 de ayer. Aquellos petitorios de autorizaciones iban con un protocolo de bioseguridad que los colegios se comprometían a cumplir. Y también llevaban firma de responsabilidad.

Publicidad

Se indicó también que solo se dará paso al acto de la graduación, no a fiestas. Esto luego de que padres, familiares y alumnos comenzaran a ilusionarse y a hacer planes para la celebración, con baile, comida y otros elementos que antes de la pandemia caracterizaban a estas incorporaciones.

Allan Hacay, secretario de Riesgos del Municipio de Guayaquil y secretario del COE cantonal, contó que incluso el acto de incorporación debe darse en grupos pequeños, solo con los alumnos y sus padres, sin invitados ni público.

Alrededor de 30 graduados con sus padres era el número por evento que hasta ayer estaba definiendo la dependencia municipal de Riesgos. En el caso de los planteles con bastante alumnado, estos deberán hacer las incorporaciones por grupos y siempre en un lugar externo del colegio, como piden autoridades nacionales.

En Guayaquil, niños de educación inicial participaron de simulacro de graduación a través de plataforma virtual

Auditorios, salones de eventos e incluso iglesias constaban como sitios en las solicitudes. Un plantel hará entrega individual de títulos en los exteriores de su institución. Ahí colocará una carpa, dijo Hacay. Él agregó que devolvieron tres petitorios. Uno porque un colegio quería incorporar a 100 alumnos en un solo acto: “Estamos hablando de más de 300 personas y eso es inadmisible, se les envió para que cambien el plan”.

Una vez que la solicitud llegue al cabildo, el COE cantonal contestará en 48 horas. Se puede aceptar, rechazar o pedir que se realicen mejoras para precautelar la seguridad de los asistentes, se indicó. Por eso las ceremonias serán con un aforo reducido.

Médicos y epidemiólogos consultados por este Diario llaman a extremar las medidas de bioseguridad y de control para estas actividades, pues el riesgo de contagio existe y hay personas que están transmitiendo el virus y sus mutaciones y estas son las asintomáticas, es decir, no presentan ninguna dolencia y, por lo tanto, desconocen que están infectadas y andan “regando” el COVID-19.

Publicidad

“Esto (el acto de la ceremonia de incorporación) va a ayudar a la parte emotiva, psicológica de todo esto que nos ha pasado. Realmente estos momentos de alegría van a servir para curar un poco las heridas que pudieran haber dejado en los núcleos familiares las muertes de familiares y amigos... Son momentos especiales, pero tienen que hacer con corto periodo de tiempo la reunión, con distanciamiento físico y con todas las medidas de bioprotección que sean necesarias”, cuenta el epidemiólogo Johny Real.

El intensivista e internista Alberto Campodónico recomienda que los lugares sean bastantes amplios, que haya la debida separación entre alumnos, maestros y padres; que los ingresos y las salidas sean de forma ordenada y controlada para evitar las aglomeraciones, además de otras medidas de bioseguridad. También considera vital que se les practiquen pruebas (hisopado nasal, tipo antígeno o la cuantitativa para ver si tienen anticuerpos).

“Las aglomeraciones fuera del lugar donde se dan las graduaciones serían un problema, porque la gente conversa, interactúa y ahí puede haber los contagios. Las graduaciones a veces son un poco más largas y las personas se quitan las mascarillas o alguien que esté contagiado elimina en el ambiente las partículas de Flügge y pueden contaminarse muchas personas a la vez... Inclusive si hubiera viento, el viento puede llevar las partículas hacia otras personas... Estas micropartículas pueden viajar de cuatro a seis metros”, dice.

Por eso las personas deben evitar sacarse la mascarilla, incluso en los baños.

Fiestas están prohibidas, aclara Alcaldesa

La alcaldesa Cynthia Viteri afirmó ayer que las fiestas de graduación están prohibidas en Guayaquil, que lo único que el COE nacional tiene permitido es la entrega del título, un evento oficial en un sitio que no sea el colegio, con todas las normas de bioseguridad, y que por eso ella hizo el pedido al COE cantonal para que se puedan realizar en sitios abiertos, externos al plantel, con control y las normas de bioseguridad.

Ella comentó el pasado lunes en sus redes sociales que “los niños y sus padres tienen derecho a vivir una graduación memorable y que sea un lindo recuerdo. He pedido al COE cantonal que revise y flexibilice los protocolos para la realización de ceremonias de graduación, en estricto cumplimiento del aforo permitido, normas de bioseguridad, distanciamiento social. Estos eventos podrán celebrarse en lugares externos a los planteles educativos, en cumplimiento con lo sugerido por el COE nacional”, detalló ella.

Y ayer, en una entrevista con este Diario, insistió en que nunca se habló de fiestas. “Las fiestas están prohibidas en Guayaquil hasta en las casas, no es fiesta. Los que hagan fiesta, los sanciono, los clausuro, los multo... Cuando se parte de una premisa equivocada, se llega a especulaciones equivocadas, no hay fiesta”.

Y agregó que el Municipio de Guayaquil continuará haciendo los controles en locales de eventos, patios, viviendas, entre otros sitios en los que se reúnan las personas. “Cualquier hotel, sala-casa, patio, salón (que incumpla será sancionado), el mismo control que he venido haciendo durante todo este tiempo. No hay distinción entre ricos y pobres, acá todos los niños (estudiantes) se gradúan en escuela pública o privada”.

Además, dijo, no se abren los bares, no se abren las discotecas, “no se abre nada, no hay fiesta”, insistió otra vez debido a la confusión que se creó en redes sociales con respecto a este tema. (I)