Algunos médicos lo atribuyen al confinamiento; también a que ya un porcentaje de adultos mayores está vacunado. Otros dicen que es por autocuidado y por cumplir las reglas de bioseguridad. Lo cierto es que en Guayaquil ha empezado a sentirse una leve disminución en la hospitalización por COVID-19 y, sobre todo, la de muertes en exceso atribuibles a la pandemia.

En este último caso hay cifras que lo demuestran. Este domingo 9 de mayo se registró la cifra más baja de sepulturas, en casi dos meses, en los cuatro grandes grupos de cementerios de la ciudad. Hubo 47 entierros, apenas 9 por encima de lo normal. Fue el 13 de marzo la última vez que se dio una cifra baja, fueron 45 sepultados, 7 por encima del promedio, según el registro diario que desarrolla el matemático Juan José Illingworth y que da cuenta en el portal www.federalismo.net.

Hasta ese 13 de marzo, justamente, se tenían sepulturas que bordeaban las 10 por encima de lo normal, incluso por debajo. Pero desde esa fecha fueron subiendo las muertes y las cifras de contagios y hospitalización en Guayaquil, así como en el resto del país.

La etapa más crítica en cuanto a muertes se registró entre el 20 y 23 de abril de 2021. El día 20 hubo 94 sepulturas, 56 por encima de lo normal, la más alta; el 21, 88, 50 en exceso; el 22 de abril, 89, 51 demás; y el 23, 90, 52 sepultados por encima de lo normal.

Publicidad

Claro está que dista de lo que ocurrió al inicio de la pandemia, en la etapa más dura, cuando el 8 de abril se sepultaron 492 cuerpos, 454 por encima de lo normal, sin tomar en cuenta que por esas fechas había cadáveres que no eran retirados de las viviendas. En cambio, entre junio y noviembre se dio en la ciudad una disminución ostensible de las muertes por encima del promedio, llegando por semanas a tener cero sepulturas en exceso.

En cuanto a contagios y atención hospitalaria, según el reporte epidemiológico #27 de la Mesa Técnica de Salud de Guayaquil, la semana del 19 al 25 de abril estuvo con las camas UCI al 100% en la red pública y privada y el servicio de hospitalización en 70% a nivel público y 90%-100% en clínicas y hospitales privados. Ese fue el informe con mayores casos confirmados por PCR, con una tasa que subió de 3,6 a 3,8 por 10.000 habitantes, asimismo, en el 2021.

Posteriormente el Gobierno decretó el estado de excepción y el confinamiento obligatorio desde las 20:00 del viernes hasta las 05:00 del lunes hasta el 20 de mayo. También, de lunes a viernes se mantiene en ese mismo periodo un toque de queda entre las 20:00 y las 05:00 del siguiente día.

Raúl Alcívar González, presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador (Achpe), indicó este lunes que se evidencia una leve disminución en la demanda de atención de casos COVID-19 debido a las últimas medidas, como el confinamiento.

Igualmente el doctor Alberto Campodónico, internista de la clínica Kennedy Alborada, explicó que hay un 50%-60% de ocupación en hospitalización y en un 90% en UCI en la última semana.

“Esto se da por el confinamiento. Y otro factor es que se ha vacunado masivamente a los adultos mayores y eso hace que a finales de mes disminuyan los ingresos a UCI, habrá una rotación de camas. La vacunación masiva sí está dando resultado por lo que debe seguir, sí representa una baja, aún no significativa, pero sí es necesario mantener esta baja más de un mes en el próximo Gobierno”, expresó Campodónico.

Publicidad

Autoridades califican el fin de semana como ‘complicado’ respecto al aumento de fiestas clandestinas y aglomeraciones

En el hospital Bicentenario también se reportó una leve disminución de atenciones hace unos días. “En estos últimos días se ha estabilizado o disminuido un poco la atención. Semanas atrás llegamos a tener 200 atenciones diarias y ahora estamos entre 120 y 130, de las cuales tenemos unos 8 ingresos”, comentó Iván Barreto, director de esa casa de salud.

El doctor Jorge Luis Portes coincidió en que luego de estos tres fines de semana de toque de queda ha bajado la atención de pacientes COVID-19, la toma de tomografía, rayos X, entre otros servicios que estaban a completa demanda semanas atrás.

Los datos de fallecidos y de sepulturas han ido disminuyendo a partir del 4 de mayo en la ciudad. No obstante, los profesionales citados también llaman a mantener las medidas biosanitarias y se muestran preocupados por lo que pueda pasar luego del fin del confinamiento, el 20 de mayo próximo. Esto porque durante los fines de semana se registran más aglomeraciones por fiestas en casas y locales, así como asistencia a las playas y balnearios.

Sobre la situación en Guayaquil, la Mesa Técnica y el Municipio aplazaron la entrega del informe semanal que se acostumbra a dar los lunes; se lo hará este martes, según se anunció. (I)