Un convenio suscrito entre el cabildo de Guayaquil y la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) permitirá que la población en situación de movilidad humana acceda a los servicios municipales.

El documento fue firmado por la alcaldesa Cynthia Viteri y Giovanni Bassu, alto comisionado de Acnur.

“Este convenio está relacionado con las personas que vienen de otros países a Ecuador, casi huyendo por las condiciones económicas que enfrentan en él (país de origen). Se calcula que en el Ecuador existe alrededor de medio millón de personas que han venido de Venezuela. Se los puede ver en la calle con sus bebés, pidiendo ayuda, y hay que dársela. Guayaquil es una ciudad solidaria y todos los presentes van a estar encargados de la gente que, viniendo desde otros países, viven debajo de puentes y en carpas hechas en cualquier lado”, expuso la alcaldesa.

En Guayaquil se pide plan de ruta por migrantes venezolanos

Acnur instalará un punto de información en la Terminal Terrestre, que servirá como guía para que los ciudadanos conozcan los servicios municipales disponibles, e incluirá una hoja de ruta integral social.

El convenio incluye también la atención a las personas en situación de movilidad humana a través del programa “Amiga, ya no estás sola”, que interviene en casos de violencia intrafamiliar.

Épico se encargará de la capacitación, mientras que Zumar ofrecerá sus servicios. También accederán a los programas de la Dirección de la Mujer, como “Educando en el camino”. (I)